EL Rincón de Yanka: PAS: PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES

inicio








jueves, 5 de marzo de 2015

PAS: PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES


Sensibilidad al trasluz

El 20% de la población es altamente sensible. El cerebro de una P.A.S. funciona de manera diferente. Está considerado como un rasgo de la personalidad



En los últimos diez años se ha avanzado considerablemente en el conocimiento del cerebro humano. Ahora sabemos que el de las personas más sensibles funciona de manera diferente. En las pruebas de resonancia magnética se ve que hay más actividad en el hemisferio derecho, concretamente en el lóbulo frontal y en la amígdala.


Más empatía

Las Personas Altamente Sensibles -P.A.S- tienen mucha empatía, es decir se ponen fácilmente en el lugar de los otros. Suelen ser muy emotivos y una gran parte de ellos tiene los sentidos muy desarrollados. Son capaces de percibir situaciones que a la mayoría de la gente les pasa inadvertida.



El don de la sensibilidad

Aunque siempre se ha sabido que existen individuos más sensibles que otros la psicóloga norteamericana, Elaine Aron, empezó a profundizar en el tema a partir de los noventa. Es autora de varios estudios científicos y también del best seller el "El don de la sensibilidad" donde da una serie de pautas para aquellos que se consideren PAS. Según ella el veinte por ciento de la población es altamente sensible. En el campo de la psicología la alta sensibilidad está reconocida como un rasgo de la personalidad. Y en la Psiquiatría se le aborda cuando "ese rasgo" deriva en un trastorno.

La meditación, la mejor terapia



El principal problema de las P.A.S es la sobrestimulación. A veces no saben cómo gestionar el exceso de información que reciben y se terminan bloqueando. Surge entonces el problema de la somatización. Sus puntos más vulnerables son la piel y los sistemas respiratorio, digestivo y nervioso. Para evitar esos problemas los psicólogos y los psiquiatras recomiendan como terapia la meditación.



El enigma del cerebro



El neurólogo Jesús Porta, que lleva años estudiando el cerebro humano, se maravilla cada día más de ese órgano que con sólo kilo y medio de peso encierra las claves de la humanidad.


Mi gran esperanza es que este documental ayudará a mucha gente comprenderse y entenderse, dándose cuenta que ser sensible es una faceta de la personalidad que tiene solución y arreglo. Que no se trata de ningún trastorno, sino de algo genético que, con un poco de trabajo personal y con ciertas herramientas, puede convertirse de algo molesto en el don que es.

"Es muy duro este mundo para las Personas Altamente Sensibles porque estamos educados para NO ser SENSIBLES. De hecho todo en esta sociedad está enfocado a TAPAR la SENSIBILIDAD, por desgracia..."