EL Rincón de Yanka: LA FRATERNIDAD VENCE A LA INDIFERENCIA (Y A LA INJUSTICIA)

inicio








jueves, 30 de enero de 2014

LA FRATERNIDAD VENCE A LA INDIFERENCIA (Y A LA INJUSTICIA)





"La fraternidad, fundamento y camino para la Paz"

(Y A LA INJUSTICIA) 





En nuestro tiempo, como Benedicto XVI ha señalado, la globalización nos acerca pero no nos hermana. La fraternidad ha sido ignorada o pisoteada en maneras infinitas a través de la historia e incluso hoy en día, como el mensaje de Año Nuevo deja muy claro".



"En ámbito bíblico el primer crimen fue un fratricidio. Cada toma de una vida inocente –llámese aborto, asesinato, o eutanasia; llámese delincuencia o hambre o guerra– es, de hecho, un fratricidio ¿Cómo podemos dejar de reconocer que somos hermanos y hermanas, ya que todos tenemos un mismo Padre? ¿Cómo podemos dejar de reconocer que Jesucristo, el Hijo de Dios, es nuestro hermano? Por su Cruz y Resurrección, reparó una humanidad rota y continuamente ofrece a todos la promesa de la salvación".


En este mensaje el Santo Padre se pregunta por qué existe tal déficit de fraternidad en el mundo actual: ¿El egoísmo nos ciega a nuestra fraternidad fundamental? ¿El miedo y la competitividad han envenenado nuestra incomparable dignidad como hijos e hijas de Dios y, por lo tanto, hermanos y hermanas entre sí?".

Pasando a analizar la fraternidad según el mensaje del Papa, el Cardenal Turkson, observa que Francisco cita a sus recientes predecesores para ampliar el significado y la relevancia de la fraternidad como fundamento y camino hacia la paz. Por ejemplo, Pablo VI hizo hincapié en el desarrollo integral, el beato Juan Pablo II llamó a la paz un bien común indivisible: o es de todos, o no lo es para ninguno y Benedicto XVI identificó la fraternidad como un requisito previo para la lucha contra la pobreza.

Tres días después de su elección, el Papa Francisco explicaba a los medios de comunicación porqué había elegido ese nombre: "Para mí –dijo entonces– Francisco de Asís, es el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, el hombre que ama y protege la creación" y en su primer mensaje de Año Nuevo, el Santo Padre "habla de los pobres, de la paz, y de la creación, bajo el título inclusivo y significativo de fraternidad".

Así, en los capítulos quinto y sexto el mensaje, trata de cómo la economía puede aportar recursos concretos contra la pobreza y se afirma que las relaciones fraternales pueden expresarse en políticas sociales, en un estilo de vida más sobrio y, a nivel macro en "un replanteamiento oportuno de nuestros modelos de desarrollo económico".

En el séptimo y el octavo se apuntan directrices para reducir y eliminar las guerras de todo tipo, así como la corrupción y el crimen organizado. La fraternidad vence la indiferencia con la que observamos las muchas guerras a una distancia segura y la tendencia a deshumanizar y demonizar al enemigo.

Motiva la dura labor necesaria para alcanzar la no proliferación y el desarme, tanto de armas nucleares como químicas, no convencionales y no tripuladas, así como de armas de pequeño calibre. También se recuerda que, en ámbito social, la fraternidad se resiste a la corrupción, al crimen organizado y al tráfico de drogas, a la esclavitud, a la trata de personas y la prostitución, y a aquellas formas de "guerra" económica y financiera que destruyen vidas, familias y empresas.

El capítulo noveno plantea la necesidad urgente de preservar y cultivar la naturaleza como nuestro hogar terrenal y la fuente de todos los bienes materiales, ahora y para las generaciones futuras. En espíritu de fraternidad, tenemos que aprender cómo tratar el ambiente natural como un regalo de nuestro Creador, para disfrutarlo en común, con agradecimiento y justicia.

El Cardenal concluye recordando a Nelson Mandela, que durante los largos años de prisión resistió a la tentación de buscar venganza y salió de la cárcel con el mensaje supremo de la reconciliación. "Para conseguirla, la triste verdad del pasado tenía que ser descubierta y aceptada. Sólo sobre la base de la verdad y la reconciliación la mayoría de los sudafricanos podrían aspirar a una vida mejor".

"Con su ejemplo y liderazgo, Nelson Mandela facilitó la conversión de los corazones alejándolos del fratricidio. El Papa Francisco persigue día tras día la conversión de las mentes y los corazones... La fraternidad necesita ser descubierta, sentida, anunciada y testimoniada a través del amor. Otorgada como un regalo, solo el amor de Dios nos capacita para aceptar nuestra fraternidad y expresarla cada vez más plenamente".

Hoy los pobres, los excluidos, los que sufren en nuestras ciudades, en nuestros países, en nuestro mundo, tienen "algo en contra de nosotros". Lo que tienen "en contra de nosotros " es nuestra falta de respeto por aquello que más profundamente son y somos: hermanos y hermanas".



===============================

“Lo opuesto al amor no es el odio sino la indiferencia,
lo opuesto a la fe no es la herejía sino la indiferencia,

lo opuesto a la vida no es la muerte, sino la indiferencia”. 
Elie Weisel 

*

"La memoria fortalece la cultura, alimenta la esperanza

y humaniza al ser humano". “... deseosos de pasar la página de la Historia, en el umbral de un nuevo desafío ético que excluya el dogma de la identidad, el “YO” SOY “YO”, frente a la alteridad, al “TÚ” ERES “TÚ”, que al tiempo niega o “ningunea”.
Sin ALTERIDAD no hay SOLIDARIDAD: 
Adherirse a la causa del otro”. 

 Elie Weisel 



"La Superficialidad hipócrita te hace indiferente 
y ciego ante la realidad y sus causas". 

Yanka



"El peor pecado es la indiferencia y la superficialidad". 

Yanka


*****************
"Ellos vinieron", 
por Martin Niemöller 



“Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, 

guardé silencio, 

porque yo no era comunista, 
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, 
guardé silencio, 
porque yo no era socialdemócrata 
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, 
no protesté, 
porque yo no era sindicalista, 
Cuando vinieron a buscar a los judíos, 
no pronuncié palabra, 
porque yo no era judío, 
Cuando finalmente vinieron a buscarme a mi, 
no había nadie más que pudiera protestar”.

*

Algunos ya sabrán que este famoso poema atribuido a Bertolt Brecht (Augsburgo, 10 de febrero de 1898 – Berlín, 14 de agosto de 1956) fue realmente creado por el pastor protestante alemán Martin Niemöller (1892-1984), pero que por cuestiones del destino, y sobre todo en lengua castellana, se atribuyó al genial dramaturgo alemán. 



El poema, para algunos, fue pronunciado por primera vez en el sermón que el pastor Niemöller pronunció (1) en la Semana Santa de 1946 en la población de Kaiserlautern (Alemania) y que se tituló “¿Qué hubiera dicho Jesucristo?”, en referencia a la apatía del pueblo alemán ante la crueldad nazi. Este dato se corrobora en el libro: They Thought They Were Free, The Germans, 1933-45, escrito por Milton Mayer en 1955.



                                                                           Solo le pido a Dios de León Gieco