EL Rincón de Yanka: LA DANZA COMO ADORACIÓN DEL REY DAVID

inicio








viernes, 23 de agosto de 2013

LA DANZA COMO ADORACIÓN DEL REY DAVID









La Danza del Rey David




David danzaba girando con todas su fuerzas delante de Yahvéh, ceñido con efod de lino. David y todos los israelitas hacían subir el arca de Yahvéh entre aclamaciones y resonar de cuernos.



Cuando pienso en la lectura de David danzando (2 Sam 6; 14) mi corazón se llena de una enorme alegría porque descubro en la danza la expresión mayor de la adoración, porque el mayor de los adoradores del antiguo testamento, David, cuando su arpa cayó, cuando su voz ya no pudo expresar más, todo lo que sentía por su Señor y su Dios.


Cuando todo su ser se sintió inútil para poder hacer algo y demostrar su felicidad al estar delante de su Dios, David danzó.


Si vemos la descripción de David en el primer libro de Samuel 16; 18


"He visto un hijo de Jesé el belenita que sabe tocar; es valeroso; buen guerrero, de palabra amena, de agradable presencia y Yahvéh está con él." Notaremos que no dice nada sobre la danza, dentro de sus grandes cualidades no se mencionó, el autor de los mas hermosos salmos de adoración al Señor, el virtuoso músico, el adorador por excelencia.

Y solo puedo discernir que la danza es un llamado más profundo de adoración, es adoración total, cuando todas tus capacidades humanas ya no son suficientes, el Espíritu Santo toma tu cuerpo y hace de el un instrumento de adoración total, entonces callarán los instrumentos y las voces y hablará nuestro ser entero, amando completamente, en una entrega total.





Oye, Israel, Adonai es nuestro Di-s, Adonai es Uno.

[en voz baja] Bendito sea el nombre de la gloria de Su reino por siempre jamás.

Amarás a Adonai tu Di-s con todo tu corazón, con toda tu alma con toda tu fuerza. Y estas palabras que Yo te ordeno hoy estarán sobre tu corazón. Las enseñarás a fondo a tus hijos, y hablarás de ellas al estar sentado en tu casa y al andar por el camino, al acostarte y al levantarte. Las atarás como señal sobre tu mano y serán por recordatorio entre tus ojos. Las escribirás sobre las jambas de tu casa y en tus portones.

Fonética:

Shemá Israel Adonai Elohéinu Adonái Ejád.

[en voz baja:] Barúj Shem Kevód Maljutó Leolám Vaéd.