EL Rincón de Yanka: La Iglesia ante los desafíos de la posmodernidad

inicio

#GALICIANOARDELAQUEMAN

#GALICIANOARDELAQUEMAN








domingo, 9 de noviembre de 2008

La Iglesia ante los desafíos de la posmodernidad




El Evangelio y La Posmodernidad

Un comentario muy común entre los misiólogos es que Europa y aun Norte América están experimentando un cambio hacia al post-Cristianismo. Algunos hasta llegan a decir que Europa ya es post-Cristiana. Creo que estos comentarios tienen mucha razón. No obstante, creo que también estos comentarios esconden el asunto más importante. Quisiera sugerir que el asunto más importante no es el post-Cristianismo sino la posmodernidad. El mundo occidental está sufriendo un cambio cultural rápido de una cosmovisión a otra. Este cambio está afectando la manera en que la religión y el Cristianismo son percibidos por los que han sufrido este cambio de cosmovisión o tienen algunos aspectos de la nueva cosmovisión. Es este cambio de cosmovisión y el hecho de que la Iglesia no entiende ni se ha ajustado a él, en gran medida, es la causa del rechazo en general de la religión organizada.

Una de las dificultades de este cambio de cosmovisión es que ha causado un cambio cultural significativo sin tener los aspectos típicos que tiene una cultura diferente. Los posmodernistas occidentales se parecen, se visten, y hablan exactamente como los modernistas occidentales. Comen en los mismos restaurantes, trabajan en las mismas oficinas, y sus hijos van a las mismas escuelas. En otras palabras parecen ser iguales a nosotros pero su escala de valores y su percepción del mundo son muy diferentes.

Dada la dificultad de percibir este cambio cultural sutil pero profundo, es muy posible que estemos perdiendo una tremenda oportunidad. A pesar de que este cambio de cosmovisión pueda dejarnos airados y perplejos, esto es a los de la vieja cosmovisión, ésta tiene unos elementos que auguran cambios positivos para la fe cristiana, si los aprovechamos bien usando buenas estrategias y sabiduría. Unas de las habilidades importantes del Cristianismo ha sido poder ajustarse a diferentes culturas y cosmovisiones sin perder su esencia. Quisiera sugerir que miremos esta nueva cosmovisión desde un punto de vista estratégico y que nos preguntemos ¿cómo se puede expresar el cristianismo en esta nueva cultura sin que pierda su esencia fundamental? A su vez, debemos preguntarnos ¿dónde hay puntos de contacto positivos dentro de la cosmovisión posmoderna que Dios puede usar para alcanzar a esta gente para Cristo?

Una Conversación con Paco
El sábado 26 de febrero del 2000, tuve una conversación con Paco Lledo, un amigo mío no cristiano de Madrid. Fue esta conversación con él que me hizo empezar a pensar en la posmodernidad y sus implicaciones estratégicas de la predicación del evangelio. Paco me estaba contando de un libro que acababa de leer sobre Maní el fundador de un movimiento religioso que mas tarde se convirtió en los Asesinos. Paco me contó como Maní no usó sus privilegios políticos, dados por el Rey Pérsico, para enseñar su "verdad". Mencionó que Maní no enseñaba su doctrina como única sino como inclusiva. Nunca menospreció a las otras religiones, sino se presentó como uno que puede aportar más verdad. Paco mencionó como Maní intentó ayudar a la gente "a encontrar una luz en el interior". Le pregunté a Paco como se sentía personalmente en cuanto a estas cosas.

Paco me dijo que, en general, estaba muy de acuerdo con Maní, porque no le gustaba discutir, sino que era humilde, incluía a todos y trató de poner la gente en contacto con "esa luz interna". Le pregunté a Paco qué le parecía la religión moderna. Me respondió que él es un cristiano no practicante. No le gusta la historia de la Iglesia, particularmente su abuso de poder y el uso de fuerza para obligar a la gente a conformarse a su sistema de creencias. No creía que la Iglesia tenía una verdad espiritual única que estaba al alcance de los demás sólo a través de la misma. Me contó que su propia experiencia le demostraba que hay un "algo más" y que él está interesado en encontrarlo. Este algo más debe tener un efecto práctico sobre su vida. Le pregunté ¿Cómo vas a encontrarlo? Me dijo que cuando el viera a alguien que demostrara algo espiritual en su vida, ésta podría ser su "guía espiritual". En este momento le hice un resumen de lo que yo había oído para estar seguro que yo había captado los patrones mas sutiles. Le hablé de sus ideas como ideas o pensamientos posmodernos. El estaba familiarizado con el término y estaba de acuerdo que su punto de vista era posmoderno. Estaba de acuerdo también con mi resumen.

Lo siguiente es un resumen del punto del vista de Paco:
· No ve favorablemente el abuso de poder ni el uso de la influencia en el nombre de la religión..
· Es muy sensible a la hipocresía de los que dicen tener la verdad religiosa.
· No cree en la verdad única.
· No cree que una religión tiene todas las respuestas.
· Los argumentos en contra de otras religiones le ofenden, no importa de qué religión se trata.
· Se define a si mismo como un cristiano no practicante. Aunque ser "cristiano" sólo es la parte de su herencia cultural y su definición religiosa de sí mismo.
· Cree que hay algo más allá de lo que experimenta normalmente.
· Este "algo más" es espiritual.
· Cree que puede encontrar este algo más por medio de buscar "esa luz interior."
· La espiritualidad debe tener aplicaciones prácticas para la vida.
· Está abierto a que alguien sea su "guía espiritual."
· Uno obtiene el derecho de ser un guía espiritual por invitación personal de Paco.
· Esa invitación se recibe al ver en la vida de otra persona una espiritualidad (no definida, claramente).

Hay Malas Noticias y Buenas Noticias
Para mi, como cristiano, hay algunos conceptos preocupantes en los patrones de la comprensión de la verdad en la mente de Paco. Su comprensión de la realidad no se adapta a mis creencias bíblicas o mi cosmovisión cultural. Entre algunos de los conceptos que me preocupan son:

· No cree en la verdad única.
· No cree que una religión tiene todas las respuestas.
· Los argumentos en contra de otras religiones le ofenden, no importa de qué religión se trata.
· Se define a si mismo como un cristiano no practicante. Aunque ser "cristiano" sólo es la parte de su herencia cultural y su definición religiosa de sí mismo.
· Cree que puede encontrar este algo más por medio de buscar "esa luz interior."

Como cristiano, creo tanto en la verdad objetiva como en la verdad única. Creo que la Biblia es la revelación de Dios para la humanidad; es la verdad y además Jesús es la expresión fundamental de la verdad. Dijo "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida." Creo que esta verdad es única, porque como dijo Jesús, nadie viene al Padre sino por mí. Ya que nadie viene al Padre sino por Jesús, creo que tenemos respuestas únicas a preguntas fundamentales. Si esto es cierto, luego otras religiones por deducción lógica no son verdaderas. Como la mayoría de los cristianos, tengo dudas acerca de algunas de las doctrinas de la Iglesia, las cuales son parte de cómo Paco se define a sí mismo religiosa y culturalmente. El buscar la luz en el interior me suena a la Nueva Era, un modo de pensamiento que encuentro peligroso e incomodo.

Lo que esto me indica es, según la cosmovisión de Paco, que si yo le predico que mi Biblia, mi fe y mi comprensión de las cosas son verdaderas y además verdades únicas, perdería el derecho de predicar a Paco. Probablemente no hubiera oído la escénica de mi mensaje por la exclusividad y el rechazo de otros de mi mensaje, me hubiera incapacitado como mensajero apto para dar luz.

No obstante, hay buenas noticias. Muchas de las afirmaciones de Paco repercuten positivamente en la predicación del evangelio.

· Cree que hay algo más allá de lo que experimenta normalmente.
· Este "algo más" es espiritual.
· La espiritualidad debe tener aplicaciones practicas para la vida.
· Esta abierto a que alguien sea su "guía espiritual."
· Uno obtiene el derecho de ser un guía espiritual por invitación personal de Paco.
· Esa invitación se recibe al ver en la vida de otra persona una espiritualidad (no definida, claramente).

Paco no es ateo. Cree que hay "algo más" y su propia naturaleza testifica de ello. Podría haber estado citando Romanos 1:19-20. Esta buscando la espiritualidad. Quiere una espiritualidad que se transfiera de manera practica a su vida. Está abierto a escuchar a alguien, pero ese alguien tiene que ser uno que él perciba que está demostrando espiritualidad en su vida. Jesucristo es precisamente lo que Paco esta buscando. Si él conoce a uno que tiene buen testimonio, puede obtener el derecho ser su guía espiritual. Pero es poco probable que vaya a hacer esto citando la Biblia o predicando verdades doctrinales. Esto se consigue mostrando la realidad de Jesucristo en la vida.

La Posmodernidad
En todos aspectos Paco es un posmoderno típico. Encuentro interesante que Paco estaba familiarizado con el término posmoderno y está dispuesto a incluirse a si mismo en este grupo. Paco es un hombre bien educado. Es un ingeniero en una empresa aeronáutica que diseña helicópteros. No obstante, habla de la espiritualidad y de su deseo por ella en una manera muy abierta. Hice una búsqueda en internet usando como parámetro el concepto "posmodernidad" y encontré un articulo de la Dra. Mary Klages, quien es Profesora Asociada del Departamento de Inglés de la Universidad de Colorado en Boulder en Los Estados Unidos que fue muy útil (http://www.colorado.edu/English/ENGL2012Klages/pomo.html). En este artículo breve Klages define a la posmodernidad desde la perspectiva literaria y de la perspectiva histórica/sociológica. Mientras estos puntos de vista están relacionados entre si, las implicaciones sociológicas de la posmodernidad son las que tienen implicaciones en la predicación del evangelio en la sociedad occidental de hoy.

"… la segunda faceta, o definición, de la posmodernismo viene más precisamente de la historia y la sociología que de la literatura o la historia del arte. Este enfoque define el posmodernismo como el nombre de una formación social completa, o un conjunto de actitudes sociológicas/históricas; para ser más preciso, este enfoque contrasta la "posmodernidad" con la "modernidad," en vez del "posmodernismo" con la "modernismo". (Klages p.2).

He intentado extraer algunas de las tendencias de la "posmodernidad." No obstante debemos aclarar que no vivimos en una sociedad completamente posmoderna, más bien es una transición rápida de una sociedad tradicional a la posmodernidad. Un cambio social de está magnitud tardará varias generaciones en llevarse a cabo completamente. Francisco Andrés Orizo, un sociólogo español, en su libro Sistemas de valores en la España de los 90, escribe:

Y no es una casualidad que muchas de estas manifestaciones que rompen los esquemas de la modernidad se lideren dentro del escenario español, cuando aún no habíamos completado las prescritas etapas de un proceso de modernización. Nos hemos hecho posmodernos sin haber ejercido antes de modernos.

Según Orizo la cosmovisión prevaleciente en España anterior a la posmodernidad era la tradicional. Por lo tanto, España ha pasado de una cosmovisión tradicional (premoderna) a una cosmovisión posmoderna sin pasar por la modernidad. Mientras que en el resto de Europa occidental y Estados unidos es posible encontrar personas con una cosmovisión plenamente moderna; la mayor. En general, vamos a encontrar más gente con valores posmodernos que modernos, aunque algunos lo serán más que otros. No obstante, esta es la tendencia del cambio de las culturas occidentales, y cada generación va a tener un índice más alto de posmodernos y éstas van a estar cada vez más inmersos en los valores posmodernos. Debemos notar que, en la realidad, Europa es mucho más posmoderna que moderna. Además, en esta edad de comunicación poderosa y rápida, el cambio social ocurre a más velocidad que en otras generaciones. Por eso debemos esperar en una transición de la modernidad o la premodernidad a la posmodernidad mas rápida que de la edad antigua a la modernidad y más aún que de una expresión moderna a otra, por ejemplo del Renacimiento a la Ilustración.

Las Tendencias de la Posmodernidad
Extraído del artículo Klages:


· La subjetividad
· Rechazo de distinciones rígidas
· La verdad es especifica, personal y local
· Rechazo de verdades absolutas
· Rechazo de los "metarelatos" los cuales explican las realidades como el capitalismo o el comunismo. Estos metarelatos se perciben como viejos, simplistas y que no explican de forma adecuada la complejidad del mundo.
· Pragmatismo
· Tolerancia o la aceptación de otros
· Diversidad de morales y estilo de vida
· La tendencia de percibir la información que no cabe dentro de su cosmovisión como "ruido"
· La tendencia de percibir la religión o la política conservadora como el enemigo
· El lenguaje es poco concreto y subjetivo (el receptor aporta tanto a la conversación como el emisor)

Otras tendencias no mencionadas por Klages:
· La búsqueda de lo espiritual
· El deseo de pertenecer a una comunidad o grupo
· El rechazo del Negativismo

Tendencias de la Modernidad
· Racionalismo
· Autonomía
· Objetivismo
· La ciencia es el árbitro objetivo de la verdad
· Conocimiento que emana de la ciencia es "verdad" y eterno
· Valorar el progreso y la perfección
· Orden
· El lenguaje que es racional y transparente (significa exactamente lo que dice)
· Rechazo de lo que no representa orden
· Rechazo de lo que se considera "otro", en otras palabras, falta de tolerancia

España ha pasado de ser una sociedad tradicional a una posmoderna sin pasar plenamente por la modernidad.


Un punto de vista "científico" de la Biblia. La Biblia es nuestro libro de verdades teológicas. Investigamos este libro para extraer estas verdades. Podemos describir nuestra hermenéutica metafóricamente como poner la Biblia bajo un microscopio. La hermenéutica es altamente objetiva. Queremos saber el significado exacto del texto por lo que dice. En otras palabras el lenguaje de la Biblia es transparente.

Énfasis en doctrina. Las doctrinas son nuestras verdades teológicas. Tendemos a no estar de acuerdo el uno con el otro y hasta discutir sobre estas verdades porque tener las verdades correctas es de gran valor para los modernistas. Tenemos poca tolerancia para la ambigüedad doctrinal porque la mente modernista lo quiere todo explicado con mucha claridad.

Alta valoración de lo cierto. La mente moderna quiere que todo sea analizado y ordenado. Lo que no cabe dentro de nuestro patrón tiene que ser rechazado. Lo que cabe en nuestro patrón es correcto; lo que no cabe tiene que ser rechazado. Así los eruditos cristianos dan mucho valor a la teología sistemática y a escuelas de teología sistemática, como el Calvinismo.

Baja tolerancia para el misterio. No estoy usando la palabra "misterio" en la manera Paulina como "una verdad previamente no conocida y ya revelada" sino en su sentido mas común como algo que no se puede explicar o entender fácilmente o lo que no puede ser entendido o explicado totalmente.

Alto valor de la verdad. Muchas veces explicamos nuestra fe como una serie de verdades. Esta es una tendencia muy antigua, tan vieja como la Iglesia misma. Esta tendencia se remonta al tiempo de la Iglesia primitiva y su primer credo que es: Jesús es el Señor, y continua a los otros credos como el Credo de los Apóstoles y el Credo de Nicea. No obstante, estos credos son relativamente simples y breves en comparación con la sistematización y expresión de doctrina común hoy en día en el Cristianismo moderno (por ejemplo La Teología Sistemática de Chafer en ocho volúmenes). Hemos intentado extraer cada verdad sistemáticamente de la Biblia para expresar esta verdad como una doctrina.

Poca tolerancia para las aberraciones. El cristianismo moderno tiene poca tolerancia para las aberraciones tanto doctrinales como de estilo de vida. Damos gran valor a los estilos de vida que reflejan nuestras doctrinas y por el contrario, sentimos la necesidad de hacer frente a los mismos que no se ajustan a las normas bíblico - doctrinales.

Barreras y Puentes
A la medida que el cristianismo modernista se vaya adentrando en la cosmovisión o cultura posmodernista, se va a encontrar con barreras de falta de comprensión. Estas barreras de incomprensión se convierten por lo tanto en una de las dos piedras de tropiezo estratégicas. A su vez, es probable que haya puentes de afinidad en nuestro mensaje que no reconozcamos porque son tan lejanos a nosotros o se expresan de formas que nos incomodan. Esto se convierte en nuestra piedra de tropiezo principal.

Barreras
Algunas de las barreras con las que nos vamos a encontrar:

La Verdad y la Subjetividad. El modernista le da un elevado valor a la verdad única. El posmodernista, por el contrario, da gran valor a la subjetividad. La verdad para un posmodernista, es verdad si es "verdad para mi". En otras palabras se podría decir, esta es mi verdad; tu puedes tener la tuya. Es verdad para mi. Esto me va. Tu cree lo que quieras, y yo creeré lo que yo quiera.

Rechazo de distinciones inflexibles. A los posmodernistas, no les suele gustar que se hagan distinciones inflexibles o rígidas sobre ellos u otros. Es tanto así que están en contra de juicios negativos emitidos sobre opiniones, o estilos de vida diferentes. Es posible que no estén de acuerdo con tales opiniones o estilos de vida pero defienden el derecho de otros a tener opiniones diferentes o a practicar estilos de vida diferentes. Esto se expresaría como sigue: ¿Cómo te atreves a juzgar a otro? Creo en la tolerancia. De lo único que soy intolerante es de la intolerancia. Creo en la diversidad de estilos de vida.

Verdad: local, personal y específica. Tal como se ha dicho anteriormente, la posmodernidad le da un elevado valor a la subjetividad. Esto se da hasta el punto en que se tiende a ver la verdad como personal y específica. Cada uno puede tener su propia verdad. Los posmodernistas tienden a tomar como verdad lo que sus coetáneos o su comunidad cree. Si el grupo al que pertenecen sostiene una fuerte estructura de valores, ellos tenderán a mantenerlos también.

Rechazo de Verdades Absolutas. Klages en su obra titulada Posmodernidad cita el concepto de Francois Lyotard de "grandes relatos".

Totalidad, y estabilidad, y orden, argumenta Lyotard, se mantienen en sociedades modernistas por medio de "metarelatos" o "relatos maestros" que son historias que una cultura se cuenta a si misma sobre sus prácticas y creencias. Un "metarelato" en la cultura americana puede ser que la democracia es la forma más ilustrada (racional) de gobierno, y que la democracia puede y llevará a la felicidad universal de la humanidad. Según Lyotard, toda creencia o ideología tiene sus metarelatos. Para el marxismo, por ejemplo, el "metarelato" es la idea de que el capitalismo colapsará y que un mundo socialista utópico surgirá en su lugar. Puedes tomar los metarelatos como una especie de meta-teoría, o meta-ideología, que es una ideología que explica una ideología (como en el marxismo); una historia que se cuenta para explicar las creencias existentes. (p. 4)

Klages continua explicando:
La posmodernidad es entonces la crítica de los metarelatos, la conciencia de que tales relatos sirven para enmascarar las contradicciones e inestabilidades inherentes en cualquier organización social o práctica… Posmodernidad, al rechazar los metarelatos, favorece los "mini-relatos," historias que explican pequeñas prácticas, eventos puntuales, en lugar de conceptos universales a gran escala o globales. Los "mini-relatos" posmodernistas siempre son situacionales, provisionales, dependientes y temporales, nunca pretenden ser universales, verdad, la razón, ni la estabilidad.

El cristianismo, por su propia naturaleza es un metarelato que, a su vez, afirma ser verdad absoluta. La mayoría de los posmodernistas rechazarían de entrada ideas y conceptos presentados de esta manera.

Global o tolerante. Tal como se ha dicho antes, los posmodernistas tienen poca tolerancia para la intolerancia. Esto puede parecer una contradicción lógica para un modernista, pero, guste o no, ésta es su tendencia. Esto se convierte en una barrera estratégica cuando expresamos poca tolerancia o falta de tolerancia para otras expresiones religiosas, estilos de vida o moralidades.

Diversidad de moralidades o estilos de vida. Los posmodernistas tienen el deseo de expresar y vivir libremente sus propias moralidades y estilos de vida. La hostilidad inicial a estos estilos de vida, opiniones o moralidades crearán un obstáculo estratégico casi infranqueable.

La tendencia a ver la información que no cabe dentro de sus propios patrones como "ruido distorsionado". Para el modernista lo contrario al conocimiento es ignorancia. Pero en la posmodernidad este mismo concepto es ruido distorsionado (Klages p. 5). Los posmodernistas tienen tanta dificultad entendiendo ideas formuladas fuera de sus paradigmas como cualquier otra cosmovisión. Al comunicar con los posmodernistas en paradigmas modernistas, nos arriesgamos a que clasifiquen nuestras ideas como algo sin valor (ruido distorsionado). En este momento, ésta es la barrera principal que encontramos al predicar el evangelio a los posmodernistas. Tendemos a comenzar en los puntos equivocados, y presentar nuestra verdad de manera equivocada. Por lo tanto nos apagan como se apaga un ruido distorsionado, al igual que uno cambia la sintonía de la radio para eliminar la distorsión.

El Rechazo del Negativismo. A los posmodernistas no les gustan declaraciones que se pueden percibir como negativas o faltas de apreciación de la libertad personal. Expresar un sentimiento hostil hacia otra expresión religiosa generalmente llevaría a crear una barrera de comunicación. El expresar hostilidad hacia un estilo de vida determinado sería percibido como algo negativo y a su vez crearía una barrera de comunicación. No se vería solo como ruido distorsionado, sino que se entendería como intolerancia. Esto no quiere decir que los posmodernistas tengan estos ideales, sino que defienden el derecho de tener puntos de vista, valores, o estilos de vida diferentes.

La tendencia a ver la religión o la política conservadora como el enemigo.
…el deseo de volver a la era pre-posmodernista (el pensamiento modernista/humanista/de la Ilustración) tiende a ser asociado con la política y religión conservadora y grupos filosóficos conservadores. De hecho, uno de los resultados de la posmodernidad es el resurgimiento de grupos religiosos fundamentalistas como forma de resistencia al hecho de que cuestionen los "metarelatos" de la verdad religiosa (Klages p.5)

Surgen conflictos naturales entre la cosmovisión modernista y la posmodernista cuando entran en contacto el uno con el otro. Así mismo, hay conflictos inherentes en el encuentro entre las expresiones modernistas del cristianismo y la cultura posmodernista. Los posmodernistas sienten esto muy vivamente y consecuentemente, nos ven como el enemigo.

PuentesNo obstante, hay varios puentes que entran en las vida del posmodernista que tienen un potencial estratégico alentador.

Tendencia hacia la sensibilidad espiritual. Una tendencia clara de los posmodernistas que tienden a tener una inquietud espiritual. La revista Newsweek informa que la gente está comprando más libros sobre la meditación, oración y la espiritualidad que sobre el sexo o auto-ayuda. Obviamente, no todos los posmodernistas tienen inquietud espiritual, pero muchos sí. Esto es un buen presagio para los que quieren predicar el Evangelio. Sin embargo, ésta búsqueda espiritual es una búsqueda de algo de naturaleza experimental, personal y práctica. Están buscando su propia espiritualidad personal. Consecuentemente vemos este crecimiento de las religiones orientales en las sociedades occidentales. El pensamiento de la Nueva Era, por ejemplo, está siendo cada vez, más popular. Debemos pensar en la Nueva Era como una expresión posmodernista de la espiritualidad porque es experimental, personal y del punto de vista de los practicantes, práctica.

Una espiritualidad experimental. Una de las ventajas primordiales que tenemos como cristianos al tratar con los posmodernistas es que tenemos un Dios real y activo en nuestras vidas. Desafortunadamente, la expresión modernista del cristianismo le ha quitado valor a esta relación personal . Muchos posmodernistas están buscando un encuentro espiritual real. Quieren ponerse en contacto directo con fuerzas espirituales. Pueden ponerse en contacto con Jesús. El es real y muy poderoso.
Una espiritualidad personal. Aunque a simple vista esto pueda parecer una desventaja, se puede aprovechar para convertirlo en una ventaja. Los posmodernistas que tienen una sensibilidad espiritual quieren tener relación directa con fuerzas espirituales. Los cristianos tienen una relación personal con Jesucristo. Le encontramos morando en él, en la meditación cristiana, el estudio de la Biblia y la oración. El está interesado en cada detalle de nuestras vidas y quiere involucrarse en los detalles más íntimos y pequeños de nuestra vida. Este es un mensaje muy positivo para un posmodernista si se lo podemos comunicar en su lenguaje cultural.

Práctico. Los posmodernistas buscan respuestas a los problemas reales que tienen cada día. No quieren metarelatos, no quieren respuestas doctrinales, quieren resultados. Tenemos un Dios que puede suplir sus necesidades. Tenemos un Dios que ha hablado a la humanidad de forma práctica sobre sus necesidades importantes. Mantiene una relación con la humanidad por medio de la meditación en las Escrituras, la vida corporal de la iglesia y la interacción entre la iglesia y la sociedad.

Necesidades sociales. Los posmodernistas, aunque rechazan los metarelatos, quieren respuestas para problemas locales. Si fuéramos a hablar con un posmodernista sobre los problemas sociopolíticos que causan el hambre en el mundo, lo apagarían como ruido distorsionado. Sin embargo, si fuéramos a enviar comida y ropa a las víctimas de una inundación nos respetarían por tener una conciencia social. Quieren ver acción que resuelve problemas concretos. Esto lo interpretarán como luz espiritual, nosotros lo llamamos un buen testimonio.

Shalóm. Los posmodernistas buscan una vida mejor. Pero las mejoras que buscan no se limitan a lo material. Tienen los beneficios de la tecnología moderna y lo aprecian, pero quieren algo más. Quieren consuelo emocional, felicidad, paz, gozo y amor. Es posible que no lo sepan expresar en nuestras palabras pero lo que buscan es shalóm. Esta es una buena noticia porque Jesús les ofrece shalóm.

Están dispuestos a salir de las normas preestablecidas. Los posmodernistas están dispuestos y hasta deseosos de romper las normas modernistas. Esto incluye y hasta destaca en el ámbito religioso. Sin embargo, están categóricamente en contra de la expresión modernista de la religión. Estarían dispuestos a probar otros tipos de religiones siempre y cuando éstos fueran prácticos, espirituales y hablasen su idioma.

Buscan guías espirituales. Mi primera reacción ante la declaración de Paco de que alguien podría se un guía espiritual para el me hizo pensar en la espiritualidad de la Nueva Era. Esto me preocupaba. Sin embargo, cuando pude mirar más allá de la semántica, me di cuenta de que esto es exactamente lo que es un testigo, alguien que enseña a un no-creyente el camino hacia Jesús. El testimonio tiene que resultar de una relación y no venir de la proclamación. Su concepto de guía espiritual no es alguien que le diga donde está el camino, sino alguien que puede decir: - Conozco el camino. Me encanta el camino. Estoy en él. Ven conmigo. - Aun más tienen que intuir que en realidad estamos en un camino espiritual y que ése camino puede ser bueno y práctico para ellos. La proclamación de la verdad doctrinal del evangelio como un hecho teológico en el cual se debe creer será rechazado como ruido distorsionado. De hecho, esto es lo que la mayoría de nosotros experimentamos cuando predicamos el evangelio a los posmodernistas. Tenemos que encontrar las maneras de desarrollar una relación con ellos e invitarles a que se unan a nosotros en el camino.

Avanzando hacia Soluciones

¿De qué manera podemos vencer las barreras de comunicación y culturales entre los modernistas y posmodernistas y cruzar los puentes que existen para que puedan encontrarse con Jesús? A continuación, hay unos pensamientos para la meditación. No creo tener soluciones sólidas libres de error pero al trabajar juntos y experimentar juntos, quizás el Espíritu Santo nos guíe a formas de contactar con los posmodernistas y permitir que seamos sus guías espirituales.

Comienza con Jesús. Los posmodernistas tienen sensibilidad espiritual, buscan encuentros con una fuerza espiritual personal. Esto, claramente, puede ser un deseo muy peligroso si se enfoca en la dirección equivocada. No obstante, si va enfocado a Jesús, puede llevar a la persona a un encuentro personal con el Dios del Universo lleno de amor y gracia. Podríamos pensar en comentar con nuestros amigos lo que Jesús está haciendo en nuestras vidas. Debemos hablar de El tal y como es, personal y espiritual.

Tenemos que tener cuidado. Tener demasiada prisa o ser demasiado agresivo puede percibirse como ruido y será rechazado el mensaje.

Sé práctico. Los posmodernistas quieren oír soluciones prácticas. ¿De qué manera está influyendo en mi matrimonio? ¿Cómo me ayuda Jesús a vencer mi amargura? ¿Qué hace Jesús para ayudarme a criar a mis hijos? ¿Qué cosas prácticas me está guiando Jesús a hacer para mis vecinos?

Sé espiritual. Nuestra tendencia, como modernistas, es evitar ser demasiado espirituales. Lo hacemos hasta el punto que, a menudo, vemos el misticismo con escepticismo. El misticismo cristiano es tan antiguo como la iglesia. Los posmodernistas que buscan la espiritualidad, probablemente, estarían mucho más abiertos a un encuentro espiritual de lo que lo estarían lo no-creyentes modernistas.

Piensa en presentarles personalmente a Jesús. Nuestra tendencia como modernistas es predicar el evangelio como doctrina que se ha de creer y aceptar como la verdad. Posiblemente sea sabio presentar a Jesús a nuestros amigos posmodernistas como alguien espiritual que ofrece soluciones prácticas; una de las más importantes es que Jesús desea limpiarnos espiritualmente. El quiere ofrecer gracia, amor y paz a los que no le conocen. Seguidamente podemos llevarlos a la cruz y hacerles ver que es un acto muy personal donde Jesús demostró hasta donde estaba dispuesto a llegar para limpiamanos espiritualmente.

George G. Hunter III sugiere en su libro Como Alcanzar a Personas Seculares (How to Reach Secular People), que, en lugar de intentar convencer a alguien sobre lo correcto de nuestro punto de vista para pedir que el otro tome una decisión o se convierta, tal como lo hacemos con los modernistas, deberíamos buscar una serie de mini-conversiones. Sugiere que lo hagamos a través de una relación buscando cambios de perspectiva en los seis puntos que siguen a continuación:

· Conciencia
· Relevancia
· Interés
· Prueba
· Adopción
· Consolidación


En otras palabras, llevamos a nuestro amigo a tener conciencia de nuestra relación con Jesús (mini-conversión nº 1). Seguidamente podemos demostrarle de qué manera puede ser relevante Jesús en su propia vida (mini-conversión nº 2). A continuación procuramos despertar un interés en ellos de estudiar las posibilidades de tener una relación con Jesús (mini-conversión nº 3). Retamos a nuestro amigo a ver si Jesús haría algo para tratar con alguna de sus necesidades inmediatas tales como un matrimonio roto o cómo criar a los hijos (hacer una prueba). Esto, lo conseguimos presentándoles lo que Dios dice en la Biblia y animándoles a pedir en oración a Jesús (mini-conversión nº 4). Cuando ellos ya tienen una experiencia con Jesús, les comentamos otras cosas que ofrece Jesús, principalmente el perdón de pecados, o limpieza espiritual (mini-conversión nº 5). Entonces debemos animar a nuestro amigo a ver que ha tomado una decisión correcta. Esto se puede hacer presentándole a otros cristianos para que se sienta parte de una comunidad y que pueda ir adoptando los valores de la misma (mini-conversión nº 6). Esto es un proceso que sólo se consigue por medio de una relación y a través del tiempo. No se consigue en una sola conversación, ni una semana o quizás ni en un mes.

Piensa en la formación espiritual como un modelo a seguir. Como ya se ha dicho antes, la mayoría de los posmodernistas le tiene aversión a la doctrina, pero esto no quiere decir que no tengan interés en la espiritualidad ni en el crecimiento espiritual. Un modelo antiguo que probablemente les pueda interesar es el de la formación espiritual. En este modelo, el lider espiritual, ayuda al discípulo a resolver problemas prácticos y espirituales por medio de oración dirigida por una serie de pasajes de las Escrituras. Puede que le de una tarea espiritual que tiene que llevar a cabo o una pregunta que tiene que contestar. Esto no es un discipulado basado en enseñanza doctrinal, sino es un discipulado bíblico intenso basado en un crecimiento espiritual profundo y práctico.

Procura recibir una invitación a ser un guía espiritual. Los posmodernistas se reservan el derecho de invitarnos a entrar en su mundo espiritual. No quieren que nos invitemos a nosotros mismos. Sin embargo, no quiere decir que nos crucemos de brazos sin hacer nada. Al igual que en la analogía de la pesca. Tenemos que lanzar lo que Jesús está haciendo en nuestras vidas como "carnada". Si responden, debemos echar más. Si no responden, debemos trabajar más la relación y dar más carnada luego. Hasta podemos jugar un poco con la carnada. Pero siempre debemos tener cuidado a no lanzarnos con demasiada fuerza. En el momento que se sientan coaccionados nos rechazarán como ruido molesto.

Busca relaciones de discipulado. Tendemos a pensar que lo primero es el evangelio, luego presentamos al nuevo creyente a la iglesia y al final viene el discipulado por medio de la enseñanza. Cuando el nuevo creyente entre en la iglesia, encontrará nuevos amigos cristianos. Quizás podríamos cambiar el orden de este modelo. Comenzamos con la amistad. La oportunidad de ser guía espiritual sale de la relación de amistad. Es en éste momento que empieza el discipulado. En el proceso del discipulado (o formación espiritual) le presentamos a nuestro amigo a la persona de Jesús. Continuamos guiando a esta persona en su relación con Jesús. en el proceso, a la medida que vemos crecimiento espiritual, presentamos al nuevo discípulo a otros que ya conocen a Jesús y que disfrutan alabando a Jesús juntos. Cuando el discípulo está preparado le presentamos a una experiencia de alabanza colectiva en algún grupo hasta en una iglesia.

Echar mano de los Credos. Los posmodernistas tienden a tener alergia a la doctrina sistemática, pero esto no significa que no necesitan doctrina ni que no se les enseñe las verdades fundamentales del cristianismo. Esto se podría conseguir por medio de la meditación en los credos básicos de la iglesia tales como el Niceno o el de los Apóstoles. Además, esta es una oportunidad de demostrar la unidad del cuerpo de Cristo. Podemos decir que diferentes iglesias tienen costumbres diferentes que proceden de distintos periodos de nuestra abundante historia, pero todos estamos de acuerdo en estas verdades fundamentales .

Poner énfasis en las disciplinas. Las disciplinas principales de oración, estudio bíblico con meditación, meditación cristiana, ayuno y memorización de la Palabra pueden ser atractivas para un cristiano posmodernista siempre y cuando sean presentadas como ejercicios espirituales para acercarse más a Cristo y alcanzar soluciones prácticas para la vida espiritual de uno mismo.

Centrarse en permanecer. Una de las disciplinas claves del cristianismo que se le ha tendido a restar importancia es la de permanecer en Cristo. Quizás porque el permanecer puede ser tan místico. Es probable que los cristianos posmodernos se sientan atraídos por el concepto del control y dirección de Cristo en nuestra vida a la medida que permanecemos en El y El en nosotros.

Centrase en la oración. Muchos de los posmodernistas, creyentes recientes o no-creyentes se identificarían fácilmente con la oración, ya que es una actividad espiritual. Podría ser sabio enfatizar una oración completa que cubra todas las formas de oración. Es decir, en el cristianismo modernista ha habido una tendencia a enfatizar la petición, acción de gracias y confesión, se le ha dado menos importancia a la alabanza y prácticamente se ha ignorado la meditación en el estudio bíblico, la meditación cristiana, oración extasiada, y oración en silencio.

Ofrecer Shalóm. Los posmodernistas buscan totalidad, totalidad emocional y espiritual en particular. El término bíblico para esto es Shalóm. Esto es lo que Jesús ofrece a su gente. Este es un concepto atractivo para los posmodernistas.

Satisfacer necesidades reales en la comunidad y en el mundo. Los posmodernistas quieren mini-soluciones a problemas reales. Se identificarían mucho más con donar sangre en un vehículo de la cruz roja que haciendo una manifestación contra el hambre en el mundo. Podemos aprovecharnos de estos eventos pequeños para contactar con gente y construir una imagen de gente espiritual y solidaria. Podemos invitarles a dar ropa para una recogida en concreto o para dar a los inmigrantes rumanos. Podemos invitar a la Cruz Roja a poner un autocar para donar sangre al lado de la iglesia e invitar a los vecinos a donar sangre también. Pedir a los vecinos a participar en nuestro esfuerzo de ayudar a los damnificados de inundaciones etc. Podríamos poner a disposición del donante una garantía por escrito de que la ayuda llegará a los necesitados para contrarrestar la falta de credibilidad de la iglesia institucional. Además podemos ofrecer a los vecinos que uno participe en el control de las cuentas para asegurar que todo llegue a su destino. Les podríamos pedir que participen con nosotros en casi todos los niveles. No tenemos por qué perder el control de estos eventos pero podemos ofrecer oportunidades para trabajar juntos con gente amable que conoce a Jesús. Pero no montes una plataforma para predicarles el evangelio. Esto para ellos es ruido, lo apagarán (posiblemente para siempre) y a lo mejor a ti también.

Presenta la Biblia como un libro espiritual donde podemos tener un encuentro con Jesús. Será difícil interesar a un posmodernista en la Biblia si se le presenta como un libro únicamente de doctrina. A pesar de que de hecho lo es, es mucho más. La Biblia es el libro espiritual donde el posmodernista cristiano puede encontrar al Dios Trino y permanecer en Jesús a la medida que meditan y oran sobre las Escrituras.

Habla sobre el amor, gozo, paz, paciencia… El fruto del Espíritu es el resultado emocional de shalóm. Debería ser muy atractivo para un posmodernista saber que el resultado de seguir a Jesús es esto. Además, el fruto del Espíritu debería marcar los parámetros del culto de alabanza posmodernista. La modernidad enfatizó la enseñanza en el culto y la posmodernidad ha de enfatizar experimentar el fruto del Espíritu en comunidad. Cuando el cuerpo se une en un culto de alabanza, uno ha de experimentar amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fe, mansedumbre todo en un espíritu de dominio propio.

Poner énfasis en la comunidad de los creyentes. A los posmodernistas les gusta el concepto de comunidad, les gustan tener relación con otros y participar en eventos. A la vez que son muy personales en su deseo de espiritualidad personal, pueden encontrar atractiva la comunidad de santos si ésta es llevada de manera posmodernista. Igualmente absorberán los valores de una comunidad con la que se identifiquen. Ver lo anterior.

No tengas miedo de los símbolos, misterios o metáforas. Como modernistas, hemos quitado muchos de los símbolos, misterios y metáforas que ha tenido históricamente. Lo hemos hecho por nuestra mentalidad científica. Muchos de los posmodernistas serán atraídos por estas cosas. Esto lo podemos hacer al presentarles a Jesús y en nuestras reuniones como Iglesia.

Evitar lenguaje espiritual. Una de las formas más rápidas para ahuyentar a un posmodernista es intentar comunicar con la jerga modernista Cristiana.

Evitar citar la Biblia. Esto no es evitar la Biblia. La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos. Es capaz de penetrar hasta los pensamientos e intenciones del corazón de la gente. Si realmente creemos esto, podemos dejarle que haga su trabajo sin la necesidad de recitar su referencia exacta o sin ser obvio al hacerlo. Deja que sea lo que es, la Palabra sobrenatural de Dios. Los no-creyentes posmodernistas no tienen mucha fe en la Biblia, pero la increíble sabiduría y poder del contenido de la Biblia puede impactarles de manera poderosa. Los recién convertidos posmodernistas van a necesitar que alguien les introduzca a este libro espiritual poderoso con mucho amor. (Ver: Presenta la Biblia como un libro espiritual donde podemos tener un encuentro con Jesús.)

Evita ser muy doctrinal. Si hay alguna forma más rápida para ahuyentar a un posmodernista que usando jerga es presentando mucha doctrina. Para ellos es sólo ruido, ruido, ruido. No es que no necesiten doctrina ni que la puedan aprender. Sino que tienen que aprender doctrina a la medida que estudian y meditan en la Biblia y en los credos y aún más por medio de un discipulado donde son ayudados de forma práctica y espiritual a resolver sus problemas.

Evita el uso de la fuerza. A los posmodernistas no les gusta que se les obligue a nada. En su mente el ser sermoneado es ser objeto de abuso de la fuerza. Ven la religión organizada como una que abusa de poder, fuerza y coacción. El ministerio debe emanar de la relación. Por lo tanto, en pueblos donde no hay testimonio cristiano, se tienen que estudiar estrategias para enviar a cristianos a vivir allí y no proclamar el evangelio desde el arranque. La proclamación tendrá poco éxito, y aún más, probablemente tachará a los nuevos cristianos como ruido que se ha de evitar. Todo lo contrario de establecer un punto de apoyo para construir una gran iglesia para la gloria de Dios.

Evita enseñanza de gran contenido doctrinal en el culto. (Ver: Evita ser muy doctrinal.) Al contrario, céntrate en cuestiones prácticas de la vida.

Evita ser crítico. A los posmodernistas no les gusta la intolerancia pero si les gusta la inclusión. Es muy contraproducente, criticar otras expresiones cristianas o aún otras religiones. Puede que no les gusten esas religiones tampoco, pero defienden su derecho de tener opinión personal y estilo de vida etc. Es mejor encontrar la forma más positiva posible de decir las cosas. Es mejor intentar evadir temas que ser crítico, pero lo mejor es ser abierto y tener un espíritu positivo.

El Cristianismo Posmodernista

Al igual que el cambio del cristianismo antiguo al moderno era inevitable, es inevitable el cambio de moderno a posmodernista. El cristianismo posmodernista, lo queramos o no va a ocurrir, de hecho, ya está ocurriendo. Tendrá sus propios puntos fuertes y sus puntos débiles. Lo mejor que podemos hacer es pensar estratégicamente para ayudar a construir este cristianismo posmodernista para evitar algunos de sus puntos débiles inherentes. Tenemos que pensar en el legado que vamos a dejar a la iglesia posmodernista. No queremos una división destructiva en la Iglesia tal como al principio de la era modernista. Tenemos mucho que ofrecer al cristianismo posmodernista pero debemos tener en cuenta que este cambio cultural en la sociedad Occidental es tan profundo que no lo podremos frenar como tampoco lo pudieron frenar en el tiempo de la Reforma. Quizás menos todavía por no estar dispuestos a usar las tácticas violentas que usaron entonces. Su vino nuevo no entrará en nuestros odres, pero podemos ayudarles a ser sal y luz a la medida que empiezan a alcanzar una cultura que nunca llegaremos a comprender del todo.

Lo primero es reconocer que el cristianismo posmodernista, si es bien alimentado puede tener puntos tremendamente fuertes.

Puntos fuertes potenciales de la Iglesia Posmodernista.

· Tendencia fuerte a tener una espiritualidad personal. Si reciben un discipulado apropiado, los cristianos posmodernistas pueden evitar una de las tendencias menos saludables de los últimos años de la iglesia primitiva y el cristianismo modernista, el cristianismo nominal. Los posmodernistas buscan una espiritualidad personal, no sólo una doctrina ni ritos que garanticen el acceso al cielo.

· El potencial de llegar a ser cristianos profundos y pensadores. Ya que tienen este deseo de una espiritualidad personal, puede haber una tendencia a dirigirles hacia un caminar profundo con Jesús. Tengo la sospecha de que los cristianos posmodernistas tendrán una tendencia más fuerte a desear y tolerar un discipulado mucho más íntimo y mucho más dirigido.

· Fuerte énfasis en permanecer. Un punto débil del cristianismo modernista ha sido la poca importancia que se le ha dado a la necesidad de permanecer en Cristo. El énfasis que le fue dado en la iglesia primitiva fue sustituido por conocimiento doctrinal en la iglesia modernista. Ya que la madurez para muchos de los cristianos modernistas consistía en conocimiento doctrinal/teológico/ bíblico, había mucho menos énfasis en desarrollar una relación íntima con Jesús. Y si no, se definía la intimidad como el conocimiento y la vivencia de doctrina bíblica. Creo que los cristianos posmodernistas serán menos propensos a caer en esta debilidad.

· Una tendencia más fuerte a vivir su fe en la sociedad. Los posmodernistas quieren hacer algo para resolver los problemas que ven a su alrededor. Serán mucho más socialmente conscientes de lo que han sido los cristianos modernistas. Esto les da muchas más oportunidades de ministerio y les permite ser sal y luz en sus comunidades de formas nuevas.

· Deseo de comunidad. Si desarrollamos la vida de la iglesia con los posmodernistas en mente, ellos posiblemente tendrán más deseo de vivir la vida corporal que los modernistas han querido. Esto es porque a la vez que buscan espiritualidad individual, buscan ser parte de una comunidad. Además tendrán menos tendencia a separar su "vida de iglesia" de "su vida secular". Sin embargo, si la vida de iglesia se basa en la mentalidad modernista, los posmodernistas no se van a sentir muy atraídos.

· Menos tendencia a pelearse por cuestiones doctrinales con otros cristianos. Uno de los legados tristes del cristianismo modernista es la tendencia a pelearnos con nuestros hermanos sobre cuestiones doctrinales. Claro está, que todos sentimos que las cuestiones sobre las cuales discutimos son primordiales. Esto es por nuestra tendencia como modernistas a querer tener la verdad única. Al hacer esto, a veces hemos colado el mosquito y tragado el camello del deseo y oración de Jesús por la unidad de su Iglesia.

· Más apertura a las realidades de la guerra espiritual. Los posmodernistas estarán más abiertos a las realidades del ámbito espiritual. Algunos cristianos modernistas han tenido dificultades con esto a pesar de que es una cuestión claramente bíblica porque su mentalidad modernista no les permitía aceptar nada que no pudieran percibir con sus cinco sentidos.

· Debilidades Potenciales de la Iglesia Posmodernista

Como muchas de las situaciones humanas, los puntos más fuertes de los posmodernistas pueden ser igualmente sus puntos más débiles. Las mismas cosas que presagian bien para el nacimiento de la nueva expresión de la fe cristiana conllevan las semillas de destrucción ya inmersas.

· Deseo de espiritualidad individual. Puede que haya una fuerte tendencia a buscar una espiritualidad individual sin amarras realmente bíblicas. Esto es un peligro increíble. Nuestros hermanos posmodernistas muy posiblemente hagan como el pueblo de Israel en el tiempo de los jueces, cada uno hacía lo que bien le parecía. Uno de los legados que tenemos para dejar a nuestros hermanos es una teología bíblica muy bien pensada. En otras palabras, doctrina. Esto, es precisamente lo que van a querer resistir. Tenemos que encontrar formas de darles parámetros bíblicos sin esperar que sean doctrinarios.

· Deseo de Verdad Individual. Esto es muy similar a lo escrito anteriormente. Los posmodernistas podrían decir, esto es verdad para mí y esto basta. A pesar de ello Jesús es la encarnación misma de la verdad y si no estamos conectados con esa Verdad, no tenemos verdad alguna.

· El potencial de enamorarse de la espiritualidad en sí. Sería muy fácil que los posmodernistas se emocionen con las cuestiones periféricas de la espiritualidad y que pierdan de vista al Jesús de la Biblia. No dar con el Jesús de la Biblia es no dar con el Jesús real. Tendrán que aprender que lo importante no es la oración, ni el sentimiento de paz que acompaña la oración, sino la conexión con el verdadero Dios del Universo y el desarrollo de una relación, y la permanencia en ella es lo importante.

· La tendencia de no pensar bíblicamente en cuestiones sociales. Sería muy fácil que los posmodernistas formen sus ideas sociales sin reflexionar bíblicamente preguntándose que es lo que Dios ya ha dicho en cuanto a tal situación.

· Potencial de se pragmático. Ser práctico es bueno; pragmatismo sin una reflexión bíblica es peligroso.

· Tendencia a tener doctrina personal por encima de la doctrina bíblica. Los posmodernistas van a tener la tendencia a decir que Jesús les ha dicho tal cosa en oración, por lo tanto, no importa lo que la Biblia dice en cuanto a ello. O por otro lado pueden tomar decisiones en base a sus propias ideas (no bíblicas) sin una buena reflexión bíblica; las dos son peligrosas.

Estoy seguro de que no he dado en todos los puntos fuertes de la Iglesia posmodernista, ni he llegado al fondo de las profundidades a donde el diablo intentará llevarles fuera de rumbo. Pero estoy convencido que la posmodernidad está aquí y ofrece una gran oportunidad y un gran reto a los modernistas que quieren evangelizar a los posmodernistas. A la vez, estoy convencido de que la iglesia posmodernista existirá, de hecho ya existe. Jesús prometió que las puertas del infierno no prevalecerán contra nosotros. Siempre habrá Iglesia echando abajo las puertas del infierno. Pero esta Iglesia puede no parecerse a lo que estamos acostumbrados.

Warren diseño su estrategia para crecer únicamente por conversiones nuevas y no por transferencia de otras iglesias a la suya.



Dios esta trabajando entre los posmodernistas, y será nuestra responsabilidad entender lo que está haciendo entre ellos para que podamos ser usados por el Espíritu Santo.

Tenemos que entender a los posmodernistas, para ofrecerles la bendita verdad del evangelio para que lo puedan comprender en su lenguaje y no lo apaguen como a ruido. Tenemos que darles oportunidades para que puedan alabar y tener comunión en maneras que bendicen sus almas. Tenemos que asegurarnos de que son discipulados de forma que puedan desarrollar una profunda y permanente relación con Jesucristo. A su vez tenemos que dejarles un legado que les ayude en su andar hacia una fe bíblica y espiritual procurando que no tropiecen con nuestras cuestiones culturales. Francamente, este reto me emociona.