EL Rincón de Yanka: Amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos o amarles como ellos quieran ser amados o no así

inicio

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017

CALENDARIO DE ADVIENTO 2017








jueves, 7 de junio de 2012

Amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos o amarles como ellos quieran ser amados o no así

Tengo una pregunta a partir de estas premisas evangélicas: 






 * "Un mandamiento nuevo les doy: que se amen unos a otros como Yo los he amado".
* "Traten a los demás como quieren que ellos les traten a ustedes".

- Amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos o amarles como ellos quieran ser amados o no así...


Al prójimo hay que amarlo como quiere ser amado. Así nos ama nuestro Dios Padre Materno, de una forma personalizada a cada uno como es y como expresa su forma de amar. Por que uno ama como es. Y debemos amar como ellos quieren ser amados. Tenemos que amar como Él nos ama amando... Necesitamos El Espíritu del Resucitado. Porque por nosotros mismos es imposible. Todo es por Su Gracia Amorosa y Salvadora. Amar al prójimo como quiera él ser amado: Amarlo con nos Ama el mismo Jesús.


Creo que ahí está la clave de la nueva evangelización. Como hizo San Pablo en Grecia y en el mundo entero. Conocer la cultura de los futuros evangelizados para así poder evangelizarles en su cultura y en sus costumbres...







El precepto del Señor de amar a los demás tiene esa medida: la medida de cómo nos respetamos y nos complacemos nosotros mismos. Dicho más simplemente: debemos tratar a los demás como nos tratamos a nosotros mismos, complacer a los demás como nos complacemos a nosotros mismos, ayudar a los demás como nos ayudamos a nosotros mismos, respetar a los demás como nos respetamos a nosotros mismos, excusar los defectos de los demás como excusamos los nuestros, etc, etc.



 Amar al prójimo como a uno mismo significa seguir este otro consejo de Jesús: “Traten a los demás como quieren que ellos les traten a ustedes” (Lc. 6, 31). Nos amamos tanto a nosotros mismos que esa fue la medida mínima que puso el Señor para nuestro amor a los demás... porque también nos dio una medida máxima que El nos mostró con su ejemplo: “Ámense unos a otros como Yo los he amado” (Jn. 15, 12). Y El nos amó mucho más que a sí mismo, dando su vida por nosotros.