EL Rincón de Yanka: HUMILDAD

inicio








domingo, 16 de septiembre de 2007

HUMILDAD

"No puede haber sabiduria sin humildad" . Socrates"

Todo aprendizaje es un acto de humildad. Los soberbios, los expertos, los perfeccionistas no pueden ni aprender, ni rectificar, ni crecer". Yanka

"Hay tres caminos a la sabiduría:
el primero es la humildad, el segundo es la humildad y el tercero es la humildad". San Agustin

"La humildad es algo extraño. En el momento mismo en que creemos tenerla ya la hemos perdido"  Agustín de Hipona


Humildad es reconocer cuando estamos errados pero convencidos de que nosotros estamos seguros cuando alguno nos demuestra nuestro error.
Humildad es explicar a los otros lo que ellos no saben, pero sin vanagloriarnos de lo que nosotros sabemos, para no rebajar o subestimar a aquellos que lo desconocen.
Humildad es compartir con los otros nuestros conocimientos, sin recibir nada a cambio, y solamente por el mero motivo de tener la satisfacción de transmitirles.
"andar en verdad".

Humildad es contemplar a la Naturaleza, mirar su evolución y reconocer que nosotros somos incapaces de seguirla y de imitarla.
Humildad es sentir que nosotros hemos sido incapaces de comprender lo que nuestros Grandes Maestros nos legaron sobre el Arte; reconocer y aceptar nuestra incapacidad de no conseguir entenderlos algunas veces.


Rubellus Petrinus


==============================================
Ciertamente, la humildad es una de las virtudes claves en la vida. No es la virtud de los débiles, como algunos han dicho, sino más bien la virtud de los maduros, de los que hacen las cosas por sí mismos, sin que les afecte el juicio ajeno en su obrar. Por ello, aquella famosa definición de la virtud de la humildad:
===========================================

Ser humilde no es ser ñoño, o inseguro, sino ser auténtico y trasparente.

Te proponemos unos consejos para vivir la virtud de la humildad con intensidad:

1º.- Ser sincero: Una de los principales motivos que nos conducen a mentir es la vanidad. ¡Cuántas veces ocurre que exageramos las cosas, o incluso las inventamos, con el objeto de mantener el protagonismo en las conversaciones, o por destacar sobre los demás! La sinceridad es un consejo muy sencillo pero a la vez muy eficaz para educarnos en la autenticidad, osea, en la humildad: si he tenido tres suspensos, no me avergüenzo de decirlo aunque los allí presentes estén alardeando de sus sobresalientes. Si me voy a quedar en el pueblo en verano, lo digo sin acomplejarme ante los que se van de viaje. ... Ser sincero es camino de humildad.

2º.- Saber callar: Ocurre también que muchas cosas que contamos en público, aún en el supuesto de que sean ciertas, suelen estar dichas con el objeto de hacernos publicidad. Sin embargo, no es necesario que los demás sepan todas las cosas positivas que nos hayan ocurrido o hayamos hecho. "no es obligatorio" ir contando por todas las esquinas las matriculas de honor que hayamos podido conseguir, o, por poner otro ejemplo, ir pregonando el plan de verano espléndido que tenemos y que suscita envidia en quien se tiene que quedar aquí. ¡Nos lo podemos callar!

3º.- No excusarse: Un tercer grado superior de humildad lo constituye la renuncia a la autoexcusa cuando somos injustamente acusados. No cabe duda de que en el caso de que nuestro silencio pudiese ser motivo de escándalo, no sería prudente que renunciásemos a la autodefensa. Es más, podríamos llegar a tener la obligación moral de ejercerla. Pero, sin embargo, en la mayoría de los casos, lo único que está en juego es nuestro orgullo herido.
¡No hay cosa más medicinal que saber callar ante las falsas acusaciones!
No es fácil ser humilde, pocos, realmente pocos lo logran, o deberia decirse, que la humildad en aquellos que la poseen no les permite exteriorizarla.
"La falsa humildad es una máscara sobre la que se ocultan la soberbia y la vanidad, la jactancia y el interés sobre un juego miserable de esa mentira que despliega algún objetivo, halago, reconocimiento, perdón o poder" Rochefoucauld

0 comentarios :