EL Rincón de Yanka: noviembre 2012

inicio








viernes, 30 de noviembre de 2012

¡EXCLUSIVA!: HOY SALE A LA VENTA "FÁBRICA DE CANCIONES" SOLIDARÍZATE...




 
 



¡Exclusiva! Hoy sale a la venta nuestro CD Fábrica de Canciones. "Ni genios, ni artistas".


Fábrica de canciones es un proyecto que surge como un taller de Rafa Sánchez, Obra Social Caja Madrid y RAIS Fundación, como apuesta por la música com...
o herramienta de lucha contra la exclusión social.

Las canciones son historias de vida cargadas de ilusión y esperanza, a veces también de dolor y desencanto. Para poder dar protagonismo a estas historias, que normalmente no tienen la oportunidad de ser escuchadas por la ciudadanía, los temas se han musicalizado por el cantautor Rafa Sánchez, y grabado en estudio por grandes intérpretes que se han sumado al proyecto: Raimundo Amador, Sole Giménez, Clara Montes, Carolina Muñoz, Miguel Campello, Pedro Guerra, Dani Reus y Rafa Sánchez.

Acercaros este fin de semana a comprárlo en vuestras tiendas habituales de música y ayúdanos a difundir el proyecto.
 
Ya a la venta en tiendas
Todos los beneficios del proyecto y los derechos de autor se destinarán a RAIS Fundación para programas de lucha contra la exclusión social.


 
Queremos compartir con quién nos oiga, la mirada hacia la realidad de un grupo de personas sin hogar, así como entregar este puñado de canciones que hablan sobre lo que hay detrás de las vidas de estas personas.
Esperanza, soledad, capacidad para la alegría , dolor, y sobretodo y por encima de todo , dignidad.


 ¡Gracias...!

 
 

domingo, 25 de noviembre de 2012

martes, 20 de noviembre de 2012

¡SI SÓLO FUERAN RECORTES ECONÓMICOS!: HAN SIDO RECORTES DE VALORES HUMANOS Y MORALES

 



"El valor de una civilización se mide
no por lo que sabe crear,
sino por lo que sabe conservar".
Eduard Herriot

 
"El pueblo que valora sus privilegios
por encima de sus principios,
pronto pierde unos y otros". 
Dwigth D Eisenhower
 

 
"Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo
y los buenos de mofa".
Demócrito
 

"Estamos como estamos, porque somos como somos.
Y somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos".



NUESTRA GENERACIÓN HA QUERIDO DARLE A SUS HIJOS LO QUE NO HABÍAN TENIDO (COSAS MATERIALES).
PERO, NO LE DIERON LO MÁS IMPORTANTE QUE SÍ TUVIERON: LOS VALORES CULTURALES Y SOCIALES:
 
EL SER PERSONAS DE BIEN COMÚN Y SOCIAL... SER ÚTILES A LA SOCIEDAD... Esa es la verdadera cultura que hace un país desarrollado. Porque no es la instrucción universitaria: Es el honor, la puntualidad, la cortesía, el sentido común, el trabajo, la honradez, la honestidad, el respeto, la disciplina, la voluntad, el cumplimiento, la integridad, el bien general, la alteridad...

Cultura son valores, son moral y cívica. La cultura es lo que hace un país desarrollado... Antes éramos cultos y  desarrollados cuando éramos pobres y analfabetos...


«¡Aquel tiempo feliz en que éramos tan desgraciadosAlexandre Dumas, padre.


¡Si sólo fueran recortes económicos!


Los ciudadanos estamos ya hartos de tantos recortes; pero, por favor, ¿cómo podemos ser tan insensatos los ciudadanos?

¿De qué nos quejamos hoy tanto?

Nos merecemos lo que hemos aceptado, tolerado y permitido en aras de nuestro egotismo y de nuestra estupidez...
 
 
Los recortes de hoy no son nuevos…ya hace muchos años que estamos sufriendo grandes recortes…ya hace muchos años que se lleva recortando en la familia y en la Educación…y ahora nos quejamos y nos lamentamos. Cuando no hemos querido complicarnos la vida en la educación de los hijos. Sí, en la familia se ha recortado mucho, por un gran y grave complejo de conservadores y hemos querido ejercer como padres modernos y dejar a los hijos la libertad que nosotros no hemos tenido. ¿Qué nosotros no hemos tenido libertad?

¿En qué hemos recortado? En valores y en virtudes. Los recortes de la familia han sido en: autoridad y obediencia, en actos de servicio y colaboración en casa; se ha recortado en generosidad y gratuidad, se ha recortado en abstinencia, sobriedad; se ha recortado en vida común, en orden -cada uno come y llega cuando quiere-, en sacrificio en beneficio de los otros; se ha recortado en el ahorro, en preguntar si es conveniente o no actuar de una determinada manera; se ha recortado en saber dominarse ante las dificultades; se ha recortado en deberes, gastando mucho en derechos; se ha recortado, de forma radical, en la dimensión espiritual y cristiana, porque no sea que nos fueran a tachar de…se ha recortado en el número de nacimientos, con el aborto.

Y ¿los recortes en la enseñanza? En la enseñanza se cambio la forma de llamar al enseñante: “profesor”; porque a este tipo solo se interesó por formar la cabeza de sus alumnos, pero no el corazón y los sentimientos rectos para la formación integral de la persona; porque a eso le llamaban adoctrinar. En la enseñanza se recortó en humanidad y en” humanidades”.

Y, en algún caso, se ahorró en el respeto a la libertad de los padres y enseñaban cosas con criterios distintos a los padres. Menos mal que ahora se llaman “maestros”; porque eso es lo que hacían antes los maestros, colaborar con los padres en una verdadera educación integral. Educando para el trabajo y para la vida.

Así que los recortes económicos de ahora, tienen sus antecedentes en otros recortes no económicos. Y ahora nos va a costar mucho salir de esta crisis que lo fue y lo es de valores.

Nos hemos preocupado de “tener” a costa de lo que sea y no tanto de “ser” persona que vive en y para la sociedad.
 
 



VER+:


lunes, 19 de noviembre de 2012

PASAR DE UN PLAN PASTORAL A UN PLAN "PESCADORAL"

“Debemos ser pescadores de hombres, 
no guardianes del acuario” 
Mike Francen

Cuantas iglesias cerradas sin formar comunidades eclesiales, cuantos hambrientos y sedientos de proclamación de La Palabra por el clerocentrismo sin eclesialidad. Mucho plan pastoral para cada vez menos ovejas.
Hay que volver a ser pescadores...


Pasar de pastores a pescadores, de un plan pastoral a un plan "PESCADORAL"; es decir, una Iglesia que se ha dedicado a atender a los que ya tiene, debe salir en búsqueda de los que no tiene. Nos anima la promesa de Cristo:
“Yo estaré con ustedes hasta el fin de los tiempos”.




Lo principal no son los jornaleros ni sus prejuicios ni envidias ni soberbias ni egocentrismos.
Lo principal es EL SEÑOR DE LA VIÑA Y SU VIÑA



¿Y quién es el capataz de la viña?

¡Cuántas cepas y tan poco vino!

Así los últimos serán los primeros, y el primero último:
pues muchos serán llamados, pero pocos serán elegidos.

Pero El dueño de la viña no dejará de contratar trabajadores. Le importa mucho su viña...

“Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo”.
«Id también vosotros. La llamada no se dirige sólo a los Pastores, a los sacerdotes, a los religiosos y religiosas, sino que se extiende a todos: también los fieles laicos son llamados personalmente por el Señor, de quien reciben una misión en favor de la Iglesia y del mundo. Lo recuerda San Gregorio Magno quien, predicando al pueblo, comenta de este modo la parábola de los obreros de la viña: "Fijaos en vuestro modo de vivir, queridísimos hermanos, y comprobad si ya sois obreros del Señor. Examine cada uno lo que hace y considere si trabaja en la viña del Señor"».


LAS ACTUALES CUESTIONES URGENTES DEL MUNDO: ¿POR QUÉ ESTÁIS AQUÍ OCIOSOS TODO EL DÍA?


Christifideles laici


VER+:

sábado, 17 de noviembre de 2012

TE ENCONTRÉ Y NO LO SABÍA



Te encontré y no lo sabía
Autor: Ramón Aguiló sj.  


TRABAJABAS EN UNAS MINAS

Jesucristo, yo Te encontré y no lo sabía. Caminaba yo por los senderos de la vida, buscando y pensando. Quería conocer sobre todo al Hombre y al Universo. Y, sin saberlo, Te encontré. Estabas solo. Y parecías algo tímido. Descansabas, sentado a la vera de un camino escondido. Jamás he podido olvidar aquellos tus ojos, grandes y profundos y aquella tu mirada que parece ver cosas diferentes, ocultas para nosotros: todo lo que está más allá de ese velo opaco y pegajoso que es la materia. Esa mirada da a tu rostro una transcendencia, serena y precisa, pero algo melancólica, profunda, exclusiva.

Tu blanca túnica, inconsútil, ligera, sacudida por el viento, estaba manchada y rasgada. Sobre tu cara brillaban las oscuras gotas de sudor mezcladas con lo que podía ser carbón o estaño.

Tú me miraste unos segundos largos, y me dijiste: "Trabajo en las galerías de esas minas donde mueren de silicosis los hombres". No sé si había una sonrisa o una amenaza en tus ojos. Te levantaste y comenzaste a caminar, atravesando los campos y las montañas. Yo no sabía que eras Tú.

TE ENCONTRÉ EN UN HOSPITAL

Te hallé otro día en la mañana ardiente de un verano pastoso. Estabas tendido en la cama de un hospital mugriento. Respirabas con dificultad. Se oían los quejidos largos de los tuberculosos, de los alcohólicos, de los drogadictos, de los sidatas, de los incurables. Yo pasaba, observando, buscando al Hombre y la Vida. Tú abriste los ojos enfermos hacia mí. Había mucho dolor y mucha soledad en tu mirada. Tus labios resecos dijeron algo que yo no comprendí. Y cerraste los párpados, como si quisieras dormir. Cuando, al día siguiente, regresé al Hospital para verte de nuevo, ya no estabas. La cama vacía me hizo pensar, y pregunté por Tí. Una enfermera me dijo: "Se lo llevaron. Murió ayer. Era un leproso, enfermo de SIDA, drogadicto y anciano que cumplía una condena". Yo no sabía que eras Tú.

EN UN CEMENTERIO CÓSMICO TE REVELASTE

Otro día visitaba yo aquello que parecía un cementerio cósmico. En él se van amontonando los cadáveres abandonados, desconocidos, de desaparecidos, de todos los hombres y mujeres, niños y jóvenes, de todas las ideologías y religiones, pueblos y razas que murieron injustamente, colgados, guillotinados, fusilados, torturados, quemados, destrozados. No sé si era una enorme cárcel del pueblo, una checa o un gran campo de concentración, un sótano oscuro y helado de algún palacio, o un Gólgota Universal. Ignoro en qué país o continente estaba. Sólo sé que Tú también estabas allí, pero vivo, y que en aquel día amarillento, crepuscular, silencioso, Te acercaste a mí, y me revelaste sin amargura y con mucho dolor en tu rostro: "Yo soy Jesucristo: el Obrero, el Incurable moribundo, el Encarcelado, el Torturado, el Ajusticiado, el Asesinado". Y allí en la húmeda tranquilidad de aquel cementerio, cárcel, campo de concentración, sótano, checa o Calvario, Te quitaste la brillante túnica blanca, inconsútil, y yo pude ver las llagas de tu cuerpo hermoso, y las señales de espinas clavadas en tu cabeza, y las huellas de los vibrantes latigazos, y las lanzadas, y los clavos de hierro.

LA ENCARNACIÓN DE TODOS LOS QUE SUFREN

Tú, Resucitado, eras el Hombre: el Hombre Torturado, el Condenado, el Sacrificado. Tú eres la Encarnación de todos los que sufren. Te comprendí, aunque no completamente. Desde entonces Te admiro y Te amo, y siempre Te recordaré. Aquel fue el día de la grande e inesperada Revelación.

REGRESA AL MUNDO Y HABLA

Quiero también decirte que deseo mucho verte. Han pasado varios años, y tu imagen se desvanece ya en mí y en el mundo. Si regresaras, podrías devolvernos la sonrisa a los hombres que sentimos dificultad en ser felices. Yo sé que lo sabes todo porque eres el Hijo de Dios. Pero permíteme que Te comunique mis temores, si decides regresar.

LO QUE SUCEDERÍA

Si defiendes la pobreza y a los pobres, y atacas tan duramente a los ricos como lo hiciste en Palestina, dirán que eres un demagogo y un subversivo, y para muchos, serás sospechoso. Los que ahora defienden o dicen defender a los Obreros, afirmarán que eres un Utópico Soñador y que la Sociedad del Amor que proclamas, no es más que "el opio del pueblo". Te exigirán que seas "neutral", porque Neutral debe ser la Religión, como si Tú hubieras podido ser Neutral ante Juan Bautista y Herodes, a quien llamaste "Zorro", ante la mujer adúltera y los hipócritas que la querían apedrear. Ahora no podrías llamar "Zorro", ni "Sepulcros Blanqueados", ni "Raza de Víboras" a nadie ni a ningún dirigente, porque los servicios de inteligencia de algún país. Te seguirían los pasos, Te ficharían y Te harían desaparecer. No podrías acusar a los Fariseos y Fariseas actuales (Las mujeres de ahora son iguales a los Hombres en todo), porque son demasiados y no se vería bien.

Aquellos que cargan sobre los demás pesos y leyes que ellos mismos no pueden soportar, Te acusarán de anárquico, ácrata y desestabilizador. Dirán que tu Ley del Amor no es suficiente para que los hombres sepan qué hacer. Te harán escoger y pronunciarte a favor o en contra de los bloques en que está dividido el mundo. Si trabajas por la Justicia Social en favor de los pobres y obreros te llamarán "Rojo". Y si no lo haces, Te tildarán de "Neo-Capitalista", "Explotador" o "Involucionista". El pueblo Te aclamará cuando Tú les hables del Reino de Dios que es de los pobres, pero luego pedirá tu crucifixión de nuevo, cuando les digas que no es de este mundo, y que Tú no quieres ser un Jefe, ni un Mesías Político. Entre todos, Te matarían otra vez, aun aquellos que curiosamente repiten tu Nombre y utilizan tus imágenes. Por favor, no traigas contigo los látigos que hiciste contra los mercaderes del Templo. Tendrías que usarlos, y Te perseguirían por "Revolucionario". Hay tantos mercaderes...!

Te encuentro en los sitios más inesperados. Pero después Te vas y desapareces. Los que Te encarnan, no lo saben. Y se vuelven violentos y aman lo terreno. Esta es la realidad. ¿Te parece triste?. El otro día Te ví hurgando en un contenedor. Tenías hambre y eras forastero. ¿Es así?. Lo he leído en Mateo, 25.

En este capítulo del Evangelio según Mateo, he leído la descripción que hiciste del llamado “Juicio Final”. Y Tú dijiste textualmente: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de Él todas las naciones, y Él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda”.

“Entonces dirá el Rey a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; era forastero y me acogisteis; estaba desnudo y me vestisteis; enfermo y me visitasteis; en la cárcel y vinisteis a verme”.

Entonces los justos Te preguntarán cuándo sucedió todo esto.

Y el Juez Supremo, que serás Tú, Jesús, les responderás: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos mios más pequeños, a mí me lo hicisteis”.

Con estas palabras y esta descripción, Tú, Jesucristo, te identificabas con los más pobres, los marginados, los que sufren, hasta con los encarcelados. Jesucristo, Te vemos cada día, Te escuchamos, hablamos contigo. Y no lo sabemos. No caemos en la cuenta de esta revolucionaria realidad.


 
 

viernes, 16 de noviembre de 2012

VERSOS DE LA SABIDURÍA HUMILDE (XII)



Por eso, pongan el máximo empeño en incrementar su fe con la firmeza, la firmeza con el conocimiento, el conocimiento con el dominio de los instintos, el dominio de los instintos con la constancia, la constancia con la piedad, la piedad con el amor fraterno y el amor fraterno con la caridad. Pues si tienen todas estas virtudes en forma eminente, no serán inútiles ni estériles, sino que más bien alcanzarán el conocimiento de Cristo Jesús, nuestro Señor. En cambio, quien no tiene todo esto es ciego y corto de vista, y se ha olvidado de que fue purificado de sus pecados pasados.
Por lo tanto, hermanos, esfuércense por confirmar el llamado de Dios que los ha elegido. Si obran así, no decaerán,  y se les facilitará generosamente la entrada al reino eterno de nuestro Señor y Salvador, Cristo Jesús.
1Pe 1, 5-11

RIBEIRA SACRA EN GALICIA ESPAÑA


"Yo Soy como un canal salido de un río,
como un arroyo que lleva al paraíso.
Dije:
Voy a regar mi jardín,
voy a regar mis flores.
Mi canal se convirtió en río
y el río en mar.

Haré brillar como la aurora la instrucción,
llevaré su luz lo más lejos que pueda. Derramaré la enseñanza como la profecía
y la transmitiré a las generaciones futuras.

Miren:
No he trabajado para mí sólo,
sino para todos los que buscan la Sabiduría".
Eclo 24, 40-47


VER+:


jueves, 15 de noviembre de 2012

VERSOS DE LA SABIDURÍA HUMILDE (XI)



-----LA RECTITUD-----
“El malhechor huye cuando nadie lo persigue, el justo en cambio se siente más seguro que el león. Los errores de un violento ponen al mundo en ebullición, con un hombre inteligente vuelve la calma.
 
El hombre malo que explota a los pobres es como una lluvia devastadora que deja sin pan. Los que abandonaron la ley aplauden al malvado, los que observan la Ley se indignan contra él. Los malos no entienden nada de moral, los que buscan a Yavé lo comprenden todo.
 
Más vale un pobre que vive honradamente, que un oportunista que se hizo rico. Un muchacho inteligente observa la Ley, el que frecuenta a los libertinos es la vergüenza de su padre.
 
Préstamos y usura lo han hecho rico:
amontonó para otro que tuvo piedad de los pobres. El que se niega a escuchar la Ley, hasta su oración indispone a Dios. El que enseña el mal camino a la gente buena, el mismo caerá en la zanja. El hombre rico piensa que es sabio, pero el pobre de buen criterio sabe lo que aquél vale. Cuando triunfan los justos es grande la alegría; cuando ganan los malos, cada uno se esconde.   Ocultar sus faltas no conduce a nada, el que las reconoce y renuncia a ellas se hace perdonar.
 
Feliz el que nunca pierde el temor:
el que endurece su conciencia caerá en la desgracia. Como un león rugiente, o un oso hambriento, así es el malvado que domina al pobre pueblo.
 
Mientras menos inteligente es un jefe, más opresor será:
el que aborrece los abusos durará largo tiempo. El violento que derramó sangre huirá hasta su muerte, ¡no lo detengan! El que camina sin reproches se salvará, el que actúa con doblez se perderá. Cultiva tu campo, tendrás tu ración de pan; persigue ilusiones, te hartarás de privaciones.
 
El que actúa en conciencia será bendecido en todo, el que corre trás el dinero no estará sin pecado. Uno debiera ser imparcial, pero hay algunos que se venden por un trozo de pan. El hombre interesado corre tras la riqueza, no sabe que la miseria lo está esperando. El que sabe reprochar será un día más apreciado que el que es bueno para adular.
 
El que roba a su padre diciendo:
«¡No es grave!» es un bandido más. El hombre ambicioso sólo consigue peleas, el que confía en Yavé tendrá éxito. El que sólo cree en su parecer es un imbécil, el que actúa con sabiduría saldrá adelante. Al que da al pobre nada le faltará, el que prefiere no verlo conseguirá maldiciones. Cuando ganan los malos todos se esconden; cuando son eliminados, los justos se multiplican”.
 
Prov 28,1-28

 


“Todos, por supuesto, hemos alcanzado el saber;
pero el saber infla al hombre,
mientras que el amor edifica.
El que cree que sabe (algo),
todavía no se sabe qué es conocer; 
pero si uno ama (a Dios),
éste ha sido conocido (por Dios)”.
 
 1Cor 8, 1-3
 
.................................................................................
Señor,
Dame agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
gracia y abundancia para hablar.
Dame acierto al empezar,
dirección al progresar,
y perfección al acabar.
 
Amén.
Santo Tomás de Aquino
 
 
VER+:
 

 

miércoles, 14 de noviembre de 2012

VERSOS DE LA SABIDURÍA HUMILDE (X)


 
“Por eso, tampoco nosotros hemos cesado de rezar por ustedes desde el día en que recibimos esas noticias, y pedimos a Dios que alcancen el pleno conocimiento de su voluntad mediante dones de sabiduría y entendimiento espiritual.
 
Que lleven una vida digna del Señor y de su total agrado, produciendo frutos en toda clase de buenas obras y creciendo en el conocimiento de Dios.
 
Que se muestren fuertes en todo sentido, fortalecidos por la gloria de Dios; que puedan sufrir y perseverar sin perder la alegría.
 
Y que den gracias al Padre, que nos preparó para recibir nuestra parte en la herencia reservada a los santos en su reino de luz. El nos arrancó del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino de su Hijo amado. En él nos encontramos liberados y perdonados”. 
 
Col 1, 9-14



Pido que tengan ánimo, que se afiancen en el amor y que tengan plenamente desarrollados los dones de entendimiento, para que puedan penetrar en el gran secreto de Dios, que es Cristo.
En él están escondidas todas las riquezas de la sabiduría y del entendimiento.  Les digo esto para que nadie los confunda con discursos engañosos. Aunque estoy corporalmente lejos, mi espíritu está con ustedes, y me alegro al ver el equilibrio y la solidez de su fe en Cristo.
 
Han recibido a Cristo Jesús como el Señor; tomen, pues, su camino.  Permanezcan arraigados en él y edificados sobre él; estén firmes en la fe, tal como fueron instruidos, y siempre dando gracias.
 
Cuídense de que nadie los engañe con sabidurías o con cualquier teoría hueca, que no son más que doctrinas humanas; pues éste es el camino del mundo y no el de Cristo. En él reside toda la plenitud de Dios corporalmente.
 
En él ustedes lo tienen todo, pues él está por encima de todos los poderes y autoridades sobrenaturales.

Col 2, 2-10

 
 
VER+:

martes, 13 de noviembre de 2012

VERSOS DE LA SABIDURÍA HUMILDE (IX)



NEBULA CARINA DE LA VIA LACTEA 
donde se forman Estrellas
“Toda sabiduría viene del Señor y con él permanece para siempre. ¿Quién podrá contar los granos de arena a orilla de los mares, las gotas de lluvia, los días ya transcurridos? ¿Quién puede medir la altura del cielo, la extensión de la tierra, las profundidades del océano?
 
La sabiduría fue creada antes de cualquier cosa, la inteligencia que todo lo dispone viene de más lejos que el principio del tiempo. ¿A quién ha sido revelada la fuente de la sabiduría? ¿Quién ha conocido sus secretas intenciones?
 
Sólo hay un sabio, muy digno del más alto respeto:
¡El que se sienta en su trono! El Señor fue quien creó la sabiduría; la vio, le tomó las medidas, la difundió en todas sus obras, en todos los seres vivos, según su generosidad. La distribuyó con largueza a todos los que lo aman.
 
El temor del Señor es nuestra gloria y de ello podemos estar orgullosos; es la alegría y la corona de los vencedores. El temor del Señor regocija el corazón, da buen humor, alegría y larga vida. Todo acabará bien para el que teme al Señor; será bendito en el día de su muerte. El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría; puso la sabiduría en el corazón de sus fieles desde antes de su nacimiento. Ella estaba en su puesto desde antes del tiempo; anidó en medio de los hombres, permanecerá fiel a su descendencia. El temor del Señor es la plenitud de la sabiduría; te sacia con sus frutos, repletando tu casa con cosas muy especiales, y tus graneros, con sus riquezas.
 
El temor del Señor es la corona de la sabiduría; hace que florezcan la paz y la buena salud. El Señor la vio y la midió; dejó caer una lluvia de saber y de inteligencia; los que tienen la sabiduría no pueden disimularla. El temor del Señor es la raíz de la sabiduría; su ramaje se llama larga vida. La violencia injusta no tiene excusa alguna; se destruye por sus propios excesos. El hombre paciente soportará todo el tiempo que sea necesario, al final se le concederá la alegría; se retendrá de hablar hasta el momento preciso, todos entonces reconocerán su valor.
 
La sabiduría guarda entre sus tesoros máximas de rico contenido; pero el pecador no se preocupa de las cosas de Dios. ¿Deseas la sabiduría? Cumple los mandamientos y el Señor te la concederá generosamente. Pues el temor del Señor es sabiduría y doctrina; lo que le agrada es la fidelidad y la dulzura. No te apartes del temor del Señor, acércate a él con un corazón íntegro. 
 
No seas hipócrita ante la gente, más bien vigila tus palabras. No cantes tus propias alabanzas; podrías caer y atraerte la deshonra. Si no tienes el temor del Señor y vives en la mentira, él revelará tus secretos y te echará por tierra en público”.
 
  Eclo 1,1-30

 

VER+:


lunes, 12 de noviembre de 2012

VERSOS DE LA SABIDURÍA HUMILDE (VIII)






“Sí, la sabiduría se extiende de un extremo al otro de la tierra, y en todas partes pone orden. La amé y la deseé desde mi juventud; traté de tomarla por esposa, porque estaba enamorado de su belleza. El hecho de que esté cerca de Dios hace resaltar su noble origen:
 
el Dueño de todas las cosas la amó. 4 Fue iniciada en el conocimiento mismo de Dios, y ella decide qué obras hay que realizar. Si lo que se desea en el mundo es la riqueza, ¿acaso hay riqueza más grande que la Sabiduría, que todo lo realiza? Y si la inteligencia precede a las obras, ¿quién entre los vivos hace las cosas mejor que ella? ¿Aman ustedes la rectitud?
 
Sepan que todas las virtudes son fruto de su trabajo; ella enseña la prudencia y la inteligencia, la justicia y el valor; nada hay en la vida que sea más útil a los hombres. ¿Busca alguien vastos conocimientos? La Sabiduría conoce las cosas del pasado y prevé el porvenir; sabe interpretar los discursos y resolver los enigmas, anuncia de antemano las señales de la naturaleza y los prodigios, el fin de las épocas y de los tiempos. Por eso decidí tomarla como compañera de mi vida:
 
sabía que me aconsejaría en los momentos felices y me sostendría en las preocupaciones y en las penas. «Gracias a la Sabiduría, me decía, seré honrado por las muchedumbres y, a pesar de mi juventud, respetado por los ancianos. Reconocerán en mí un discernimiento penetrante, y los poderosos me admirarán. Si me callo, me esperarán; si hablo, estarán atentos; y aunque se prolongue mi discurso, seguirán escuchándome.
 
Gracias a la Sabiduría obtendré la inmortalidad, y dejaré un recuerdo eterno a los que vendrán después de mí. Gobernaré a los pueblos, y se me someterán las naciones. Soberanos temibles se llenarán de temor al oír hablar de mí; seré bueno con mi gente y valiente en el combate. De vuelta a casa, descansaré a su lado, porque su compañía no es amarga; vivir con ella no cuesta nada, sino que, al contrario, trae alegría y felicidad». Así razonaba conmigo mismo.
 
Comprendí que uno encuentra la vida inmortal en la unión con la Sabiduría, se adquiere una alegría superior gracias a su amistad, una riqueza perdurable gracias a sus desvelos, la inteligencia cuando se ejercita en entenderla, y la fama en las conversaciones con ella. Salí pues en su busca para traerla a mi casa. Había nacido como niño bien dotado, había recibido como herencia un alma buena; o más bien, siendo bueno, había llegado con un cuerpo sin defectos. Pero también comprendía que el único medio para tenerla era que Dios me la diera, y ya era una señal de inteligencia el haberlo comprendido”.
 
Sab 8,1-21

 
VER+:
 

domingo, 11 de noviembre de 2012

VERSOS DE LA SABIDURÍA HUMILDE (VII)



“Sean pues ávidos de mis palabras y búsquenlas: los instruirán. La Sabiduría es luz y no se torna opaca; se muestra con gusto a los que la aman, se deja encontrar por los que la aman. Sale al encuentro de los que la quieren conocer; el que por ella se levantó temprano, casi no tendrá que esforzarse:
 
la hallará sentada a su puerta. Apasionarse por ella es la mejor de las ambiciones, el que trasnocha a causa de ella estará pronto sin preocupaciones. Ella misma sale en busca de los que son dignos de ella; se muestra con benevolencia en sus caminos, sale a su encuentro en todos sus pensamientos.
 
El comienzo de la sabiduría es un verdadero deseo de formarse: buscar la instrucción es amarla. El que la ama observa sus leyes, el que obedece sus leyes se asegura la vida que no perece, y la vida que no perece nos pone muy cerca de Dios.
 
¡Vean, pues, de qué manera la sabiduría nos lleva a la realeza!” Sab 6,11-20


 
VER+:
 

sábado, 10 de noviembre de 2012

VERSOS DE LA SABIDURÍA HUMILDE (VI)




“¿Así que eres sabio y entendido? Si tu sabiduría es modesta, veremos sus frutos en tu conducta noble. Pero si te vuelve amargo, celoso, peleador, no te fíes de ella, que eso sería mentira. Esa clase de sabiduría no viene de arriba sino de la tierra, de tu propio genio y del demonio. Y donde hay envidia y ambición habrá también inestabilidad y muchas cosas malas.
 
En cambio la sabiduría que viene de arriba es, ante todo, recta y pacífica, capaz de comprender a los demás y de aceptarlos; está llena de indulgencia y produce buenas obras, no es parcial ni hipócrita. Los que trabajan por la paz siembran en la paz y cosechan frutos en todo lo bueno”.
 
 Stgo 3,13-18
 
“¡Hijo, pon atención a mis palabras, oye bien mis discursos! Tenlos presentes en el espíritu, guárdalos en lo más profundo de tu corazón. Porque son vida para el que las acoge, son un remedio para el cuerpo”.
 
Prov 4,20-22


 
VER+:


viernes, 9 de noviembre de 2012

VERSOS DE LA SABIDURÍA HUMILDE (V)



“Es un árbol de vida para el que se acerca a ella;
¡felices los que encontraron la sabiduría!”
Prov 3,18
 
 

“No soy más que un mortal como todos los demás, un descendiente del primero que fue formado de la tierra. Mi cuerpo se elaboró en el vientre de mi madre, donde durante diez meses fui modelado en su sangre, a partir del semen viril y del placer compartido en una cama. Una vez nacido, respiré el mismo aire que los demás, y vine a caer en la misma tierra, lancé el primer grito y lloré como ellos; me envolvieron en pañales y cuidaron de mí.
 
Ningún rey comenzó su vida de otra manera: la vida sólo tiene una entrada, y la salida es la misma para todos.
 
Oré y me fue dada la inteligencia; supliqué, y el espíritu de sabiduría vino a mí. La preferí a los cetros y a los tronos, y estimé en nada la riqueza al lado de ella. Vi que valía más que las piedras preciosas; el oro es sólo un poco de arena delante de ella, y la plata, menos que el barro. La amé más que a la salud y a la belleza, incluso la preferí a la luz del sol, pues su claridad nunca se oculta. Junto con ella me llegaron todos los bienes: sus manos estaban repletas de riquezas incontables. Recibía con alegría todas esas cosas de que me proveía la sabiduría, pero todavía no sabía que la sabiduría era su madre.
 
Estudié de manera desinteresada, por eso la comparto sin segundas intenciones:
 
es una riqueza que no esconderé. Porque la Sabiduría es para los hombres un tesoro inagotable; los que la adquieren se hacen amigos de Dios, debido a los frutos de su educación. ¡Que Dios permita que pueda hablar correctamente de ella y apasionarme por ella en la medida de los beneficios recibidos! Porque él es quien conduce a la Sabiduría y dirige a los sabios. Estamos en las manos de Dios, nosotros, nuestras palabras, nuestras reflexiones y nuestras habilidades.

El me dio el verdadero conocimiento de la realidad: la constitución del universo y las propiedades de los elementos, el comienzo, el fin y el entretiempo, las posiciones del sol y la alternancia de las estaciones, los ciclos del año y el movimiento de las estrellas, las diferentes especies y el comportamiento de las fieras salvajes, el poder de los espíritus y los problemas de los hombres, la variedad de las plantas y las propiedades de sus raíces. Supe, pues, todo lo que está oculto y todo lo que se ve, puesto que la sabiduría que lo ha hecho todo me lo enseñaba.

En ella se encuentra un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, ágil, móvil, penetrante, puro, límpido, no puede corromperse, orientado al bien y eficaz. Es un espíritu irresistible, bienhechor, amigo de los hombres, firme, seguro, apacible, que lo puede todo y que vela por todo, impregna a todos los otros espíritus por inteligentes, puros y sutiles que sean.
 
La sabiduría es más movible que cualquier cosa, gracias a su fuerza atraviesa y lo penetra todo. Se desprende, como un vapor, del poder de Dios, es una emanación muy pura de su Gloria; por eso, nada de sucio se introduce en ella. Es la irradiación de la luz eterna, el espejo sin tacha de la actividad de Dios y la imagen de su perfección. Es una, pero lo puede todo; sin salir de sí misma, lo renueva todo. De generación en generación pasa a las almas santas de las cuales hace amigos de Dios y profetas. 

Porque Dios sólo ama al que vive con la Sabiduría. Es más bella que el sol y supera a cualquier constelación; comparada con la luz, le gana, porque la noche sucede al día, mientras que el mal jamás vencerá a la sabiduría”. Sab 7,1-30



VER+: