EL Rincón de Yanka: mayo 2008

inicio








viernes, 30 de mayo de 2008

EL SILENCIO FORMA PARTE DE LA MÚSICA

"En la mejor música,
el silencio que hay entre las notas
es tan importante como las notas mismas".
STING
.
.
Se necesita apreciar el silencio, para ser capaz de vivir la soledad, la que todos tenemos en los más profundo de nuestro ser, que necesitamos explorar y disfrutar porque es el único lugar donde de verdad se queda la esencia misma de la persona, donde se puede encontrar a su Creador. Ésta es la disciplina que se debe aprender y aplicar, y llenar el vacío con la abundancia de la presencia de Dios y de los encuentros con los demás.

La soledad que se sufre, irremediablemente, como misionero, no es una soledad insoportable, sino la certeza de la presencia -tal vez no sentida, pero cierta- de Dios, en medio del dolor y del sufrimiento de la soledad. No hay compañero único, ni hay cercanía de familiares queridos... Muchas veces el misionero está solo, muy solo, pero su soledad no es un vacío sino una plenitud, porque las experiencias de un Dios presente son abundantes.
Lleno con estas presencias podemos compartir con los demás, podemos inspirarlos, podemos llevarlos a Dios.


María Van Doren




Músico no es aquel que toca un instrumento. Músico es aquel que a través de un instrumento toca el alma y el corazón de la gente (y eso sólo lo puede hacer El Mismo Dios; el músico es otro instrumento). 


=====================================




Cuando me dejo mecer en la
armonía de mi yo profundo,
escucho siempre
la voz del Amado,
la música que enciende todas
las músicas de la vida.
Nadie va solo en
la vida si acierta
a escuchar
su música interior.
Es el abismo de
mi ser invocando
a tu Abismo.
Ambos discurren ya enlazados,
cantando la misma canción.

Antonio López Baeza



jueves, 29 de mayo de 2008

SI CRISTO, MAÑANA, LLAMASE A TU PUERTA...



Si Cristo, mañana, llamase a tu puerta,

¿lo reconocerías?

Será, como entonces, un hombre pobre,

ciertamente un hombre solo.

Será, sin duda, un obrero,

quizá un parado,

o, incluso, si la huelga es justa, un huelguista.

O tal vez irá ofreciendo pólizas de seguros o aspiradoras...

Subirá escaleras y más escaleras,

se detendrá sin fin piso tras piso,

con una sonrisa maravillosa

en su rostro triste...

Pero tu puerta es tan sombría...

Además, nadie descubre la sonrisa de las personas

que no quiere recibir.

“No me interesa”, dirás

antes de escucharle.

O bien la criada repetirá como una lección:

“La señora tiene sus pobres”,

y de golpe cerrará la puerta

ante el semblante del Pobre,

que es el Salvador.

Será, quizá, un prófugo,

uno de los quince millones de prófugos

con pasaporte de la ONU;

uno de esos que a nadie interesan

y que van errantes,

errantes por este desierto del mundo;

uno de esos que deben morir,

“porque, a fin de cuentas, no se sabe de dónde vienen

las personas de tal calaña...

”O quizá también, en América,

un negro,

un triste negro,

cansado de mendigar un hueco

en los hoteles de Nueva York,

como entonces, en Belén,

la Virgen Nuestra Señora....

Si Cristo, mañana, llamase a tu puerta,

¿lo reconocerías?

Tendrá un aire abatido,

extenuado,

agobiado como está

porque debe tomar

sobre sí todos los dolores de la tierra...

Y, si le preguntan:

“¿Qué sabes hacer?”,

Él no puede decir: “Todo”.

“¿De dónde vienes?”,

no puede responder: “De todas partes”.

“¿Qué pretendes ganar?”,

no puede responder: “A ti”.

Entonces se alejará,

más extenuado, más agobiado,

con la Paz en sus manos desnudas...

.
R
aoul Follerau



jueves, 22 de mayo de 2008

SALTO EL ÁNGEL

El Salto Angel (Churún Merú) es el salto de agua más grande del mundo, con una caída de 1005 m. desde lo más alto del Auyantepui, a 2580 m. sobre el nivel del mar. En esa región habitan los indios Kamaratas y a 10 Km. del pie del Salto Ángel está el poblado indígena de Uruyén. Este salto se encuentra ubicado en el Parque Nacional Canaima, en el estado Bolívar.
En el año 1937, un piloto americano llamado Jimmie Angel (1899-1056) se encontraba en la zona en busca de oro, y tuvo que aterrizar de emergencia su aeroplano en el tope del Auyantepui. Y fue en ese entonces en que dicha zona se hizo famosa ya que este piloto americano, que se encontraba con su esposa y dos acompañantes, descubrió el salto de agua más grande del mundo.
+ Información:

miércoles, 21 de mayo de 2008

EL GIGANTE DE LA CANCIÓN: NELSON NED

nelson ned - si las flores pudieran hablar(2).mp3 - NELSON NED

nelson
ned - mas todo pasa294.mp3 - NELSON NED



HISTORIA DE LA VIDA MISMA



Te voy a contar una historia verídica,

que siempre se la escuché a mi querido viejo,

de lo que le había pasado a un amigo suyo:


"Era la primera navidad que pasaban los felices recién casados Pepe y Carmen, festejando con sidra en el dormitorio, la noticia de que iban a ser padres, cuando de repente, les interrumpe el sonido del timbre......
En eso, se adelanta la mujer sin hacer nada de ruído, mirando por el ojillo de la puerta y ve que son sus suegros, se devuelve al dormitorio y le dice a su marido en voz baja:
- Pepe, son tus padres, te parece bien que nos quedemos aquí, solitos y que hagamos ver que no estamos, ¿ah, mi vida?
- Sí mi amorcito, estamos tan agustitos, -le responde Pepe a su querida y linda mujercita-.
Los padres de Pepe, al esperar un poco, pensaron que no habían nadie en casa y se fueron, sin antes, dejar un regalo navideño que traían para el matrimonio, al lado de la puerta.
Al poco rato vuelve a sonar el timbre y esta vez, Pepe silenciosamente va a ver quién está llamando a la puerta, por el ojillo, ve que son los padres de su esposa, se regresa junto a ella, y le dice:
- Mi amor son tus padres y traen un regalo. Nos quedamos quietecitos, ¿verdad, mi amor?
- ¡Ay! nooo... mi amor, pobrecitos, están cargados y nos traen un regalo. Venga, abrámosle...
Les abren, y después del saludo inicial, los padres de Carmen, dicen que habían encontrado el regalo en el suelo, y la tarjeta pone los nombres de los padres de Pepe, deseándoles Felices navidades. Se sientan en el Salón y el suegro de Pepe le dice:
- Pepe, me dijo mi esposa, que querías que tu primer hijo fuera varón. Normal...
- No, mi suegro, cambié de opinión, quiero que sea niña, porque cuando sea mayor, seguro que sí pasaré la navidad con mi hija".





martes, 20 de mayo de 2008

INMIGRANTE / EMIGRANTE



¿ De dónde vienes, para dónde vas?
Vengo de todo lugar, no tengo nombre,
Sé lo que es el dolor y hambre
Busco tierra, casa, comida ¡La vida!

¿ De dónde vienes, para dónde vas?
Vengo de los sótanos de la clandestinidad
Olvidados y oscuros, fétidos e inmundos.
Busco dignidad y paz a la luz del día ¡ciudadanía!


¿ De dónde vienes, para dónde vas?
Vengo de la sequía y el abandono.
Conozco la nostalgia y el desespero.
Busco gestos de amistad, !Solidaridad!


¿ De dónde vienes, para dónde vas?

.
Autor desconocido
___________________________________________

POEMA DEL INMIGRANTE


Siempre hay un mañana
y un ayer.
Siempre una despedida
y un volver.
Y es la misma historia
que a menudo se repite
de querer volver.


Vuelven las estaciones del año
y con ellas su acontecer;
vuelve el huerto a florecer,
el fruto a crecer y las hojas a caer.
Y..en un atardecer encendido,
regresan las aves a su nido,
a dar calor y abrigo,
y a sus polluelos proteger.


Y nosotros: para bien, o para mal,
siempre queremos volver,
adonde quedó enterrado
el cordón umbilical.


Y qué sucede cuando volvemos al sitio anhelado?


Entonces nos damos cuenta,
que la mente nos ha traicionado;
que nada es lo mismo,
que todo ha cambiado;
que aquel ambiente
antes nuestro y alagüeño,
ahora es ajeno, tiene otro dueño.
Que ya no existe aquel humilde hogar
donde un dia todo fuera: luz y alegria,
y hoy, aquel paraje triste,
solo semeja una tumba fria.


Entonces nuestros ojos entristecen,
al ver el solar valdío
donde triste canta un grillo,
y unas hierbas crecen.


¿Y qué nos queda entonces?


Solamente volver de nuevo,
al exilio voluntario,
a voltear las hojas del calendario,
y a esperar:que una fria mañana,
o- un lluvioso atardecer,
tengamos que emprender
-el viaje del no volver-


Amigo mio, la vida es un laberinto:
es sueño, es ilusión y es misterio.

Samuel Caballero A.

___________________________________
INMIGRANTE
.
Vas por el mundo buscando un camino,
buscando un mañana , buscando un futuro.
Dejas atrás tu patria, tu mundo a los tuyos,
queriendo alcanzar ese sueño dorado.
Y encuentras a tu paso, dolor, soledad,
desprecio de otros que ni te conocen,
envidias ajenas que carcomen el alma
y miras al cielo y preguntas a Dios
que es lo que pasa que no escucha
tus ruegos, y duermes confiado en el amanecer.
Vendrá un nuevo día lleno de esperanza,
no dejes que nadie te venza amigo.
El camino es largo, pero triunfarás.
.
FERNANDA VELASCO

__________________________________________

"Mi Patria son los amigos" Alberto Bruce Echenique

.

"NOS UNE EL MISMO CIELO"

.

"Para los de aquí, soy de allá;

para los de allá, soy de aquí;

pero, para los amigos,

soy uno de ellos".

.

El hijo de unos inmigrantes/emigrantes

Yanka


VIEJO, MI QUERIDO VIEJO - PIERO

¡Ay, mi querido viejo, cuánto te extraño..!

domingo, 18 de mayo de 2008

CÚBREME Y NO IMPORTA (LILLY GOODMAN)




BAJO PRECIO = ALTO COSTO EN SUFRIMIENTO Y EXPLOTACIÓN INFANTIL

Un vídeo difundido en MTV contra la explotación infantil,
que cuenta dos formas distintas de ser niño en los dos extremos
desgarrados de nuestro mundo.
El fondo musical es All I need,
el último trabajo del grupo inglés de rock alternativo Radiohead,
que lo ha cedido a la campaña.

Criterios de comercio justo

El comercio tradicional pocas veces defiende los criterios del comercio justo, y casi siempre acentúa las diferencias entre los países ricos y pobres. Esta situación puede cambiarse a través del comercio justo, una herramienta de cooperación para colaborar a la erradicación de la pobreza en los países en desarrollo y ayudar a las poblaciones empobrecidas a salir de su dependencia y explotación.Las organizaciones de comercio justo se constituyen en un sistema comercial alternativo que ofrece a los productores acceso directo a los mercados del Norte y unas condiciones laborales y comerciales justas e igualitarias, que les asegure un medio de vida sostenible. Estas organizaciones deben respetar una serie de criterios básicos para que su productos lleven el Sello que los clasifica como productos de comercio justo:


Salarios para una vida digna
Los sueldos que reciben los trabajadores del Sur les condenan a ser esclavos de la pobreza Unos 100 millones de personas viven del café. La mayoría son jornaleros o pequeños campesinos que cultivan sus parcelas. Cuando caen los precios del café, los pequeños propietarios deben aumentar el área dedicada a este cultivo en detrimento de los productos para el autoconsumo. Los jornaleros deben andar varios kilómetros para llegar hasta las plantaciones y cargar los sacos de café de vuelta.


No a la explotación infantil
Los niños y niñas trabajan como adultos en muchos países del Sur Los jornaleros son ayudados por sus hijos e hijaspara así aumentar los ingresos. Las situaciones de extrema pobreza que viven las familias les fuerzan a ello. Sin una escuela que les facilite un mejor futuro, trabajan demasiadas horas y viven en condiciones insalubres y expuestos a enfermedades. Además, cobran menos por su trabajo y sufren trastornos que les afectan física y psíquicamente.


Igualdad entre hombres y mujeres
Es habitual que la mujer cobre un salario inferior por realizar el mismo trabajo que un hombreDesde la cuna hasta la tumba, las mujeres están sistemáticamente discriminadas en el plano social y económico. Esto les supone carecer de posibilidades de alcanzar un empleo seguro, ingresos propios, formación y por tanto tomar decisiones sobre su propio futuro. El 70% de los que viven en la pobreza absoluta son mujeres y hay un abismo entre la retribución que las mujeres reciben y el papel que desempeñan en la sociedad.


Respeto al medio ambiente
La sobreexplotación de los recursos naturales compromete el desarrollo de los países del Sur En los útlimos años se ha intensificado el uso de pesticidas y fertilizantes en las plantaciones. Se estima que en los países del Tercer Mundo se utilizan sin control unas 400.000 toneladas anuales de pesticidas, muchos de ellos prohibidos en los países del Norte. Aunque a corto plazo eliminan las plagas, estos productos afectan a la piel y a las vías respiratorias, y provocan la degradación de los suelos y la contaminación del medio ambiente, con la consiguiente recesión de los cultivos. Una producción de café sin productos químicos supondría un ahorro de entre 10.000 y 20.000 pesetas por año y hectárea, aunque la productividad de las tierras sería menor.


Derechos laborales
La ausencia de derechos laborales dificulta la obtención de unas condiciones de vida y trabajo más dignasEn muchos países de Sudamérica y África, los capataces van armados; los temporeros se hacinan en alojamientos precarios; no hay ninguna cobertura sanitaria para prevenir enfermedades o accidentes; las leyes no permiten la asociación o sindicación y, si la permiten, los sicarios se encargan de perseguir a los activistas...


http://www.intermonoxfam.org/es/page.asp?id=279

SÉ UN CONSUMIDOR RESPONSABLE Y JUSTO:

http://www.intermonoxfam.org/es/page.asp?id=2721&idioma=1

viernes, 16 de mayo de 2008

EL MAPA DEL CORAZÓN ES UNA RÉPLICA DEL UNIVERSO


El mapa del corazón es una réplica del universo.
Sístole y diástole, pleamar y bajamar,
sol y luna se mecen al compás de un saber
que no hay que aprender, sino recordar.
.
"El mundo es como un mar cuyas riberas
son el corazón del hombre". Proverbio chino.
.

El Sentido común es más antiguo y, con frecuencia, más certero que la ciencia. Desde siempre gnósticos, taoístas y kabalistas han creído que la sabiduría es algo innato y que, todo nuestro trabajo, todo nuestro esfuerzo debe estar dirigido a recuperar aquello que ya poseemos. Un proverbio chino dice: El mundo es como un mar cuyas riberas son el corazón del hombre, palabras detrás de las cuales se alza, cristalina, la curva ola de la comprensión. En efecto, la talasoterapia, en boga desde fines de siglo XIX, sostiene que, dado que el PH de la sangre es equivalente al del mar, nuestro contacto con él no solamente mejora la circulación y conforta con yodo nuestra tiroides sino que, además, acuna de nuevo nuestro ser al evocarle su amniótico origen. Por si fuera poco, el ritmo singular de las mareas, regido por una alternancia de seis horas y doce minutos, con su bajamar y pleamar -descanso y ascenso del nivel de las aguas respectivamente-, se ve replicado en el juego diasto-sistólico de nuestro corazón.

Así como la teoría dinámica formulada por Laplace primero y luego afinada por Russel y Bazin supone que la marea es una onda puesta en movimiento por las fuerzas atractivas del Sol y la Luna, así oscila el corazón entre el envión solar que lleva oxígeno a nuestros órganos y tejidos, y el repliegue lunar que recoge la sangre venosa para ser nuevamente filtrada en las inmediaciones de su punto de partida. Como el proverbio alude a unas riberas, imaginando que éstas son las válvulas sigmoideas, la tricúspide y la mitral, llegamos a la conclusión de que constituyen algo así como los continentes en torno a los cuales gira el océano de la sangre.
Clásico, el efecto del proverbio sugiere primero una expansión, una dilatación viajera, comunicativa, y luego una contracción reflexiva, pues es en el ser humano en quien todo movimiento vital ha de organizar sus propósitos, es en nosotros en quien la vida confía para no morir. En cierto modo la sentencia china supone una gran responsabilidad, pues enuncia que por más que nos alejemos de nosotros mismos o de nuestros coetáneos, acabaremos volviendo a ellos para narrar nuestras aventuras y revelar nuestros descubrimientos.

Así como los mares del mundo se comunican entre sí, mediante ríos, afluentes, istmos o canales abiertos por el hombre, asimismo acabarán comunicándose los corazones de las diversas razas en un único y afortunado puerto: el de la concordancia. Acuerdo avalado ya por las trasfusiones y donaciones que, generosa, la sangre ha enseñado a nuestro más elevado sentido de la solidaridad. La geografía difiere en los mapas, pero debajo del cartógrafo y el marino, tras la máscara del meteorólogo y del político, unánime, el corazón se sabe parte de un continuum para el no existen fronteras. La profundidad del mar del mundo no es más honda ni más misteriosa que la que pulsa, gime y canta entre las riberas de nuestros sentimientos.

Mario Satz
http://www.mariosatz.com/
Sabiduría popular
Revista Ser Humano


jueves, 15 de mayo de 2008

ENTRE EL PRÓLOGO Y EL EPÍLOGO DE LA FE INCLUSIVE E INCLUSIVO: ESTÁ EL AMOR (PREÁMBULOS DE LA FE)

"Dudar, caer, arrepentirse, llorar, cansarse, reír, suspirar, levantarse; esto es la Fe".
Autor desconocido

PREÁMBULOS DE LA FE

«Razón y Fe», en último término, «Naturaleza y Gracia». Es Dios quien gratuitamente se revela y crea en el hombre la capacidad de recibir su palabra; pero es el hombre quien libremente cree y entra en contacto viviente con el Dios de la revelación. ¿Qué condiciones deben realizarse para que el hombre pueda explicarse a sí mismo que su libre decisión de creer a Dios no es arbitraria? ¿Cómo puede cada uno de nosotros justificar ante su propia razón su actitud personal de creyente? En su motivo formal, que es el testimonio mismo de Dios, el acto de fe transciende la razón; pero en su carácter de opción libre debe caer dentro del control del hombre, que no puede menos de preguntarse por el porqué de sus propias decisiones. En el ejercicio de la libertad el hombre no puede renunciar a su razón.



*********************************
-Preámbulos de la Fe-
JOSÉ MARÍA VALVERDE


Ya tengo edad, ya puedo responder
a todos en qué está puesta mi vida,
a dónde miro siempre, allá a lo lejos,
en medio del trabajo y de la casa
y del pensar en serio en este mundo,
con sus ideas, su hambre y sus gobiernos.
Si preguntáis, respondo: pero no
al modo usado, en un libro con notas
bibliográficas o una conferencia,
sino en mi verso, en serio y a mi gusto.

No temáis que haga historia de mi vida,
ni que exclame o suplique: acaso en otros
versos nombraba a Dios como quien habla
de una mujer lejana, entre suspiros,
de una ciudad cordial para él, de un caso
que le ocurrió a su espíritu, y los otros
oyen, corteses y algo conmovidos,
igual que ante un amor o un luto ajeno.
Qué puede ser de todos, qué nos anda
buscando a todos: de eso quiero hablar,
y sólo como ejemplo, de pasada,
aludir a mi fe, con papeles.

La vida es pegajosa, nos apremia y nos gusta
más cuanto nos duele; nos aturde empujándonos
con hambre y con amor, pero, en un brusco olvido,
en medio de la gente espesa, en un tranvía,
en esa soledad mortal de entre la masa,
nos asalta el ¿qué ocurre, en qué para esta noria?
Y hay que pensar en cosas tan grandes que nos hagan 
sentir calor por dentro, consuelo de estar vivos
y aun ganas de morir un poco por su nombre.
Así, es bello luchar por la ciudad futura,
más justa y limpia, amiga del hombre y su trabajo:
quien por ella ha caído en sangre, bajo el déspota,
merece gloria y fama, y otra alabanza insigne
merece el que no cae sino vive rumiando
en un rincón su sueño político y remoto.
Pero en la misma entraña de esa esperanza vemos
la nada agazapada, la muerte entre los niños,
robustos y sin penas, del proyecto sublime;
el hastío emplazándonos a hundirnos al final.
Bello es también besar a una mujer despacio,
despacio y repetido, a través de los años,
y ver salir los hijos y ver cambiar la vida
reflejada en las aguas de su cauce leal,
pero el tiempo atardece, y los dos, de la mano,
querríamos salvar siquiera las estampas
de claridad guardadas de cada buen recodo.
Y los hijos que salen, rasgándonos el fondo
del ser al ir a dárselo, nos llaman un momento,
como un tren en la noche pasando a nuestro lado,
para luego perderse en la vida adelante, 
con su peso y sus hijos, lo mismo que nosotros.
Y algún pequeño instante, nada importante, acaso
la luz del aquel espejo en la casa de niño,
lo primero, quizá, amigo en este mundo;
o esa tarde en el parque polvoriento, un crepúsculo
con ilusión y un poco de dolor de muchacho:
¿dónde guardarlo, dónde, del negro de los astros,
del día en que no estemos, hundido entre pisadas?

El Dios que fuera, exacto, la respuesta
al dedo de este mundo, señalando
allá, a su fondo grave y venerable;
el Dios que fuera el centro de su bóveda,
la pieza que cerrara el gran juguete;
el Dios que fuera el eco mejorado
de nuestra voz, soñando en lontananza,
redondo trueno, justo y riguroso;
El Dios que fuera el sueño a que apelamos
cuando nos vemos sucios y mezquinos,
el espejo perfecto en que sanar;
el Dios de la pizarra y del buen orden,
el Dios que fuera el premio necesario,
la escapatoria, sólo, de la muerte,
triste cosa sería: el mundo visto
en grande y para siempre endomingado,
la certidumbre, el sí, la solución.
¿Cómo creer en Él, de tan sabido,
tan demostrado, tan imprescindible,
hecho del material de nuestros sueños?
¿Tan sencillo era todo? Simplemente,
tanto dolor y sombra en los milenios,
tantos millones muertos a patadas,
¿se ajustarían, limpios, al balance?

Tras la máscara fría de enmohecidos templos,
de libros venerables, de ropajes brillantes;
por entre las rendijas de tanta voz cansina
y más aún, de tanto dolor sobrellevado,
tanto decoro  humilde que no se ha de saber,
tanto gris sacrificio, tanta paciencia inútil,
se oyó un rumor extraño: que Dios no era aquel Dios
esencial, opresivo, en dosel de conceptos,
relojero impertérrito, contador de los astros,
los montes y las noches, vigilante del mundo.
De pronto, por lo visto, un día, entre el fracaso
de tanto rezo humano con miedo, en muchedumbres
reptando por el polvo, con incienso y conjuros, 
Él había avisado a alguno, a su manera: 
«Ponte a un lado, que tengo cosas que hacer contigo».
Y ése ya imaginaba un porvenir de gloria,
su riqueza creciendo, sus nietos con rebaños.
Pero el extraño Ser -¿cómo llamarte Dios,
de tan desconcertante, tan loco, tan terrible?-
le dijo luego: «Toma a tu hijo, el de la herencia,
el hombre del futuro, y mátamelo» El pobre
obedeció abrumado, pero el gran Ser, a tiempo,
paró el cuchillo y dijo: «Basta, tú has comprendido».
Y empezó el sufrimiento de siglos errabundos,
con sed, hambre y desiertos, en medio de los pueblos,
y cuando le pidieron por lo menos el signo
de un nombre resonante con que luchar con todos,
gruñó: «Soy el que Soy». Y el nombre de silencio
se  elevó entre los ídolos, despectivo y hermoso.
Y al fin, cuando aguardaban imperios y victorias, 
vastas revelaciones del Todo y de la Nada,
la gran Palabra -¡oh broma!- surgió en el pueblo: un hombre
pobre y corriente, errante, y muerto en el fracaso.
Quien lo entiende, lo entiende: es el inmenso chiste
que aclara la encerrona de esta vida en la tierra.
¿No os habla de un amor de volcanes y cielos
esa leve jugada: morir en nuestro sitio?
Ni el sol ni las montañas existen porque deban,
ni había obligación de humanidad, ni nada,
ni de hacerse Él un hombre, ni recibir el golpe
de pecado y justicia: todo fue libre, y luego,
todo se quema en gracia, y detrás del hastío
se sospecha la risa enorme del amor.

Pero no, no creemos, no podemos:
es demasiado hermoso, y ¿qué seríamos
entonces, y qué cuentas nos saldrían,
y cómo conservar la dignidad,
nuestro ser, con sus zancos, su sombrero,
su justicia y su mérito, sus juicios,
su rincón de reserva, su butaca?
Un alegre huracán nos barrería,
una marea hirviente de placer.
Y hasta el dolor que tanto atesoramos,
como vales que un día han de pagarse,
¿qué sería, si el pobre y el dichoso
van a acabar lo mismo en ese estruendo?
Y además, si así fuera, ¿no soy digno
de que Dios me hable a mí, en vez de dejarlo
en esa larga historia polvorienta
de hombres y pueblos raros, a lo lejos,
con personajes sucios, retumbantes
por los siglos antiguos, entre niebla?
Así somos, y así es El que nos reta
a la partida: así es llamarse suyo:
no tener nada, andar por el desierto
cuarenta años, y al fin morir sin verle,
sin saber si perdimos nuestra vida,
si hemos ido alejándonos acaso
de aquel Dios que, de niños, nos tocaba
y nos daba la mano y los juguetes.
Así somos, y así nos manda sólo
un ambiguo rumor de boca en boca,
de lejanas palabras, en alientos
viciados pero en caras que han sufrido,
que bajan por los siglos el recado
de poner el oído en el latir
de los demás, del mundo tibio y ciego
como un gran animal que no nos siente.
Pero cuando, en los ojos doloridos
de millones de hermanos con fatiga,
y el clamor de tardes y horizontes
y olas y estrellas y árboles y pájaros,
creamos presentir tal vez El Nombre,
hay que cerrar los ojos, no buscarlo
ni querer ser los mismos: solamente
dejarnos en lo oscuro y el olvido,
vivir firmes, tocar gentes y cosas
como si fueran Él, y al otro lado
del vivir, mientras tanto, en el anverso
del tapiz, donde todo es raro, ajeno,
al quedarnos vacíos de nosotros
vamos resucitando sin saber.

********************************



Desafío (de «diffidare) =
poner a prueba la fe














Qué importa la edad y los razonamientos para que crean los demás, en tu creer y en tu vivir...

Porque nunca se conformarán con tus respuestas, siempre replicarán sin fe de causa y sin fe de vida.

Te alegarán con una conjunción causal y categórico "porque":
.
...porque eres niño.
...porque eres joven.
...porque eres anciano.
...porque eres rico.
...porque eres pobre.
...porque eres sencillo.
...porque eres ignorante.
...porque eres ......
.
Lo contrario de la Fe no es ni la razón ni la duda, sino la superstición y la indiferencia.
El Amor es la música de la Fe. El Amor es la flor de la Fe.
El amor sin fe es tonto optimismo. La fe sin amor es idolatría, es fanatismo, es superstición.
Sin fe no hay amor y viceversa.
Para creer hay que amar...
Porque no es tener fe sino que, propiamente es la fe la que nos tiene a nosotr@s .


No te inquietes, no lo comprenderán...
Es que tienen miedo a creer... Tienen miedo a ser libres... Tienen miedo a dejar de ser su propio dios.
Sino se dan cuenta ni de tu alegre convivir, ni de tu abrazo de amistad, ni de tu solidario obrar, es porque están muertos... Son escépticos existenciales...



¡Que El Señor de La Vida nos vivifique!


lunes, 12 de mayo de 2008

SOMOS IBEROAMÉRICA, SOMOS LATINOAMÉRICA

Por todas las arterias de América
corre un río invisible.
En su garganta un grito
más que un grito un aullido
que sangra sin remedio.
Somos Latinoamérica.

Nos inventó el silencio de la cordillera.
Nos calentó las manos el sol del trópico.
Y nuestros pies llagados
encontraron descanso
en sus lagos azules.
Y nuestros ojos
hallaron el alivio
en su verde infinito.


La rosa de los vientos
nos dispersó hacia los cuatro puntos cardinales.
El viento de sus valles calchaquíes
nos tejió un mapa de arrugas en la frente.
Y nos tornamos duros
como los minerales que duermen en su vientre.


Porque de cada piedra se nos pegó su fuerza.
Porque de cada orilla bebimos la frescura.




Somos Latinoamérica.
Somos el río que corre en sus arterias.
Somos la noche negra de su cintura desgarrada.
Somos los tabacales y los algodonales.
Somos el maya y el azteca, el oro y la canela.


Somos sus islas
-hojas desprendidas de la rama madre-
aturdidas de sol y de palmeras
y también las australes
creada por Dios Viento
para estrenar su reino de silencio y misterio.


Somos las voces de los que ya no están.
Somos los ojos vigilantes que miran desde el fondo de la tierra.


Somos el río subterráneo que baja de las favelas
para lamer los pies del gigante de acero.





Recorremos de a una sus arterias
como si fueran calles de una ciudad,
la nuestra.
Y convergemos
hasta el corazón de Hispanoamérica
para insuflarle el aire que precisa
y permanezca
con los ojos volcados hacia adentro
para engendrar su nueva criatura
con la mirada azul de un tiempo nuevo.
Acaso sin palomas ni campanas.
Acaso en los umbrales de nuevos sufrimientos.


Somos Iberoamérica.
Somos el grito,
las raíces,
la leyenda, el verde lujurioso de sus selvas,
la rabia desbordada de sus aguas,
el viento blanco que dibuja perfiles
en las cumbres heladas,
los desérticos valles de calientes arenas,
el indio y el mestizo,
el cóndor y la piedra.





Somos el pan y el río.
El vino y el tabaco.
El sol ardiente del estío.
Somos las manos que acarician la tierra
y le ganan espacio a la avidez del agua.


Somos Latinoamérica.
Somos.
Por eso estamos, todavía.




Catalina Zentner

domingo, 11 de mayo de 2008

CON LAS ALAS AL VIENTO

Con las alas del alma desplegadas al viento,
desentraño la esencia
de mi propia existencia sin desfallecimiento.
Y me digo que puedo… como en una constante.
Y me muero de miedo. Pero sigo adelante.
Porque aprecio la vida en su justa medida,
al Amor lo reinvento. Y al vivir cada instante,
y al gozar cada intento, sé que abrazo lo grande…
Con las alas del alma desplegadas al viento.
Atesoro lo humano cuando tiendo
la mano a favor del reencuentro.
Por la cosa más pura con la cual me alimento.
Con mi pan de ternura…
Con las alas del alma desplegadas al viento.
Ante cada noticia de estupor, de injusticia,
me desangro por dentro.
Y me duele la gente, su dolor, sus heridas,
porque así solamente interpreto la vida.
Más allá de la historia, de la vida sin gloria,
sin honor ni sustento.
Guardaré del que escribe su mejor pensamiento.
Quiero amar a quien vive…
Con las alas del alma desplegadas al viento.
.
ELADIA BLÁZQUEZ

SIGUE VINIENDO... ESPÍRITU DE LA VERDAD





sábado, 10 de mayo de 2008

FUEGO Y CENIZA AL VIENTO (PENTECOSTÉS)


Al viento de su Espíritu
que sopla donde quiere, libre y liberador,
vencedor de la Ley, del Pecado y de la Muerte.

Al viento de su Espíritu
que se remansó en el corazón y en el vientre
de una aldeana de Nazaret.

Al viento de su Espíritu
que se apoderó de Jesús
para enviarlo a anunciar la Buena Nueva a los pobres
y la liberación a los cautivos.

Al Viento de su Espíritu
que se llevó, en Pentecostés,
los prejuicios, los intereses y los miedos de los Apóstoles
y abrió de par en par las puertas del cenáculo,
para que la comunidad de los seguidores de Jesús
fuera siempre abierta al Mundo
y libre en su palabra
y coherente en su testimonio
e invencible en su esperanza.

Al Viento de su Espíritu
que se lleva siempre los nuevos miedos de la Iglesia
y abrasa en ella todo poder que que no sea servicio fraterno
y la purifica con la pobreza y con el Martirio.

Al Viento de su Espíritu
que reduce a cenizas la prepotencia,
la hipocresía y el lucro,
y alimenta las llamas de la Justicia
y la Liberación y es el alma del Reino,
para que seamos viento en el Viento, hermanos.
Esta antología espiritual
tiene tanto de llama de pasión
por el Dios de Jesús y por su Reino
como de ceniza de fragilidad y compunción.
.
Pedro Casaldáliga


viernes, 9 de mayo de 2008

jueves, 8 de mayo de 2008

STOP A LAS BOMBAS DE RACIMO (MINAS ANTIPERSONA)





Manifiesto de apoyo a la campaña:
Stop a las bombas de racimo




Hace diez años se aprobó un Tratado que prohibía el uso, fabricación, venta y almacenamiento de minas antipersonales. Ahora tenemos un nuevo reto: conseguir que la comunidad internacional cobre conciencia de la clara violación del Derecho Internacional Humanitario que suponen las bombas de racimo.
Las bombas de racimo consisten en una bomba “contenedor” que se lanza desde tierra, mar o aire, y que al abrirse durante la trayectoria dejan caer entre decenas y cientos de cargas explosivas. Estas submuniciones quedan dispersas sobre grandes territorios, que pueden tener una extensión aproximada de cuatro campos de fútbol. Estas bombas actúan de forma indiscriminada, ya que no distinguen entre blancos civiles y militares. De hecho, el 98% de sus víctimas son civiles. Además, entre un 5% y un 30% de las submuniciones no explotan en el momento del impacto, y permanecen activas durante años actuando de hecho como minas antipersonales, con el impacto consiguiente sobre la vida de las personas y las comunidades.
Al menos 75 países tienen arsenales de bombas de racimo. Unos 34 han producido más de 210 tipos de estas bombas y han sido utilizadas en al menos 20 territorios. Así ocurrió en los conflictos de Kosovo, Afganistán, Irak y más recientemente el sur de Líbano, en verano de 2006.


En Líbano
se lanzaron cuatro millones de unidades. De ellas, más de un año después, persisten cientos de miles pendientes de localizar y desactivar.
En España se fabrican bombas de racimo y el ejército español tiene un arsenal de este tipo de armamento, que considera necesario para mantener la operatividad de las Fuerzas Armadas. Algunas de ellas son fabricadas por varias empresas españolas, que fabrican diversos modelos
de bombas de racimo, mientras otro modelo es importado de EE UU. Entre las empresas españolas que fabrican bombas de racimo están Expal e Instalaza.


El gran impacto humanitario de las bombas de racimo y la creciente
presión de la sociedad civil ha llevado a varios países, liderados por
Noruega, a abrir el llamado Proceso de Oslo. En la capital noruega, en
febrero del año pasado, 46 países firmaron una declaración en la que se
planteaba la necesidad de un Tratado internacional para prohibir las
bombas de racimo.





Para enviar adhesiones utiliza el formulario on-line:
https://colabora2.greenpeace.es/informate/index_desarme.php